Un virus nos ha robado los abrazos.

Son pocas las películas que describen un amor pasional y contenido como el que sienten los personajes de In the mood for love de Wong Kar Wai. Un amor callado que se pasea por las calles de Hong Kong pero que bien se podría pasear por la Gran Vía un sábado cualquiera. Unas manos que se rozan con timidez, sin mirarse, una cena romántica, una charla sobre literatura en una habitación, unas lágrimas, un beso, una despedida…

El amor a veces consiste en esto. Y aunque no me imagino otro final, alguna vez me pregunto que hubiera sido de los protagonistas si en lugar de despedirse como lo hacen, se hubieran fundido en un abrazo sin fin y juntos hubieran desaparecido bajo la lluvia. Seguramente hubiera sido el principio de algo más que un idilio en blanco y negro hubiera empezado otra película. Quizá una de esas de Woody Allen donde asistimos al desmoronamiento del amor, arrasado por la rutina y los problemas más prosaicos que atacan el día a día.

Soy de las que piensan que los abrazos no son como los besos, pero casi… en esto me parezco a Isabel Coixet. Un abrazo en el metro puede cambiar el rumbo de una historia, tanto como un beso atropellado en un taxi puede ser el principio de otra.

Asoman muchos abrazos por mi cabeza, algunos con sabor a salitre y alcohol en playas desiertas, otros como el de Marlon Brando con su amante en el Último tango en Paris, mezcla de abrazo y baile entre perdedores, letanía sin horizonte: dos inconformistas en sincronía. Por no hablar de la película The Artist, cuando Peppy Miller en un momento de ensoñación, juega con la chaqueta de Georges Valentine colgada de un perchero, emulando un abrazo y él llega de repente. Y no hay lugar para las palabras, sólo para un cuerpo a cuerpo. Pero sobre todo me quedo con el abrazo tan tierno como desesperado de Clint Eastwood y Meryl Streep bajo los puentes de Madison. Soy una romántica, sí…..

Continua leyendo la entrada del blog de Manuela della Fontana.


 Noticia extraida de la pagina.https://www.fronterad.com/basta-un-segundo/. Bajo el Titulo. Basta un segundo. Articulo publicado por Manuela della Fontana. Con fecha 22-12-201+.