El duro testimonio de una enfermera de cuidados intensivos.

Tener acceso a un respirador artificial puede suponer la diferencia entre vivir o morir para algunos pacientes graves de covid-19.

Estos aparatos ayudan a llevar oxígeno a los pulmones y a expulsar el dióxido de carbono cuando los afectados no pueden hacerlo por ellos mismos.

Pero en muchos centros de salud no hay suficientes para todos los pacientes, por lo que equipos médicos se están enfrentando a la difícil decisión de a quiénes interrumpen el tratamiento.


Cómo funcionan los respiradores y por qué la desesperada carrera por fabricar más es clave en la batalla contra el coronavirus


“Desconectar el respirador es algo muy traumático y doloroso a nivel emocional. A veces siento que soy en cierta forma responsable de la muerte de esa persona”, dice Juanita Nittla.

Nacida en India, Juanita Nittla lleva 16 años trabajando para el Servicio Nacional de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés), como enfermera especializada en cuidados intensivos.

“Desconectar los respiradores es parte de mi trabajo“, le dice la enfermera de 42 años a la BBC.

Un último deseo

Una mañana, en la segunda semana de abril, nada más empezar su turno, los médicos de la UCI le dijeron a Nittla que tendría que poner fin al tratamiento de una paciente con covid-19.

La afectada era una enfermera de unos 50 años de un centro de salud comunitario, y Nittla tuvo que hablar con su hija sobre qué proceso iban a seguir.

“Le garanticé que su mamá no estaba sufriendo y que parecía estar tranquila. También le pregunté sobre sus últimos deseos y las necesidades religiosas de su madre”.

.

Continua leyendo la noticia


Articulo extraido de la web. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51514706. Bajo el titulo. “Apago el respirador y ayudo a los pacientes a morir en paz”: el duro testimonio de una enfermera de cuidados intensivos. articulo publicado por. www.bbc.com. Con fecha 21-04-2020.