ayuda a propagar el coronavirus.

¿Le parece de alguna forma menos arriesgado romper las reglas del distanciamiento físico con gente que conoce que con un extraño? Esa caprichosa percepción está provocando infecciones de coronavirus.

En tiempos de pandemia, suena más seguro tomar un café con un amigo que pasar por delante de un extraño que tose en la calle. Al amigo del trabajo se le conoce, y viceversa. Ninguno parece estar enfermo. Pero son las interacciones que ocurren entre personas que se conocen las que contribuyen a un fuerte aumento de los casos de COVID-19.

El factor riesgo

La amenaza de contagio no es tan perceptible entre las personas que conocemos. Nos atraen no solo porque preferimos pasar tiempo con ellas que con extraños, sino también porque estamos acostumbrados a asumir que nuestros amigos son una amenaza menor.

Cuando nos identificamos con las personas y las vemos como parte de nuestra comunidad, “uno de nosotros”, dice Tegan Cruwys, psicóloga e investigadora de la Universidad Nacional Australiana, tenemos la sensación de que son dignos de confianza y que actuarán en nuestro mejor interés. Eso significa que tendemos a ser menos propensos a percibirlos como contagiosos, y por lo tanto más propensos a tomar riesgos a su alrededor: sentarse juntos, compartir comida, abrazarse.

Un riesgo para la salud que a menudo pasamos por alto es el que suponen las personas de nuestras comunidades más cercanas.

Pero solo porque pensemos así no significa que las personas más cercanas a nosotros sean necesariamente menos riesgosas cuando se trata de transmisión de enfermedades, dice Cruwys.

El sábado, Alemania registró 14.500 nuevas infecciones, el mayor número registrado en un solo día desde el inicio de la pandemia.

Y según el presidente de la agencia federal de control de enfermedades del país, Lothar Wieler del Instituto Robert Koch, no parece que los brotes se produzcan en espacios públicos, como en lugares de trabajo o en el transporte público. La principal fuente de infección, dice, son los eventos que ocurren “en la privacidad”.

Continúe leyendo aquí


Articulo extraído de la web. https://amp.dw.com/es/un-capricho-de-la-psicolog%C3%ADa-humana-ayuda-a-propagar-el-coronavirus/a-55404052#aoh=16037792672331&referrer=https%3A%2F%2Fwww.google.com&amp_tf=De%20%251%24s. Bajo el titulo. Un capricho de la psicología humana ayuda a propagar el coronavirus. Articulo publicado por. www.amp.dw.com. Con fecha 26-10-2020. capricho de la psicología humana.