Loading...

CEU TPs

Curso de Estrategias psicoterapéuticas en trastornos de la personalidad

La CEU (Universidad San Pablo) ha acogido del 3 al 11 de julio la segunda edición del curso “Estrategias psicoterapéuticas para el tratamiento de los trastornos de la personalidad” dentro de sus cursos de verano y en colaboración con Fundipp (Fundación para la Investigación en Psicoterapia y Personalidad), la Consulta del Dr. Carlos Chiclana y la Asociación Española de Psiquiatría Privada.

El objetivo del curso es complementar la formación recibida por los alumnos de Grado sobre los modelos psicoterapéuticos actuales, y en particular, la intervención en patologías que han sufrido un incremento de su prevalencia en los últimos años, como son los Trastornos de Personalidad.

El programa ha incluido modelos teóricos de comprensión de los trastornos de la personalidad, instrumentos de evaluación y criterios para la selección de la terapia, reformulación de casos y modelos integradores de intervención. Han estado impartidos por Cristina Rodríguez, Dolores Mosquera, Alejandro Merino, Carlos Chiclana y Guillermo Lahera Forteza.

Concretamente, el director de la fundación, Carlos Mirapeix, se ocupó de desarrollar el apartado de reformulación de casos en psicoterapia aplicada a trastornos de la personalidad.

Mirapeix expuso varios modelos como el referido a las reformulaciones integradoras mutiteóricas de Brooke Harris, la reformulación dirigida hacia el futuro de Bernard Bateman, las reformulaciones cognitivo conductuales de caso de Kuyken o las centradas en la emoción de Les Greenberg. Ahora bien, también se centró específicamente en su especialidad, donde cosecha más de 25 años de experiencia: la reformulación de casos desde la Psicoterapia Cognitivo Analítica. En este sentido el modelo cognitivo analítico supone la necesidad de hablar de la reformulación en plural, este modelo de intervención es multifásico, con objetivos concretos en función de la fase del tratamiento. Esto conlleva que según en qué fase se esté ha de existir una reformulación para resolver unos objetivos concretos o bien puede realizarse en fases posteriores una reformulación de mayor complejidad y profundidad para  abordar otro tipo de problemáticas.

En una valoración posterior del curso, Mirapeix ha querido dejar constancia de que cada vez son más los profesionales que como él tratan de evitar el diagnóstico de trastorno de la personalidad. Este supone un estigma para los pacientes, además, en la actualidad tiene una gran variabilidad y muchas críticas respecto a la validez de los diagnósticos de TP. Mirapeix se inclina a pensar en la problemática de la personalidad como un continuo que va de lo normal a lo disfuncional, igualmente prefiere, como otros muchos profesionales, hablar de personalidades disfuncionales con perfil específico, bien histéricos, esquizoides, dependientes o uno de los que ocupan la temática del curso, el perfil limítrofe de la personalidad.

Para Carlos Mirapeix, el incremento de las problemáticas vinculadas a la personalidad no resulta extraño, esto es debido a la actual sociedad cambiante, demandante y confusa que nos toca vivir, sumado a la elevada tasa de paro y presión que soportan los jóvenes de entre 15 y 25 años, además de otros factores vinculados a la crianza y estructura familiar.

Este campo de investigación tiene aún un largo camino por andar, Mirapeix apunta que los inicios en la investigación del tratamiento de los pacientes con problemas disfuncionales de su personalidad datan de los años 90, ahora bien, existen varios modelos que han demostrado eficacia en su tratamiento. A su juicio las recientes propuestas de la sección 3 del DSM 5 en la que se plantea un sistema mixto, dimensional y categorial aportan planteamientos de gran utilidad clínica que están aún por aplicarse en su totalidad, deben investigarse para ver sus repercusiones.

Carlos Mirapeix es optimista a la hora de plantear soluciones y evoluciones favorables entre quienes tienen una personalidad disfuncional, señala que tienen grandes posibilidades de mejorar. Personas que han sufrido traumas  psicológicos en su crianza como desatención, negligencia, abandono… moldean una personalidad perturbada, disfuncional, compleja, con dificultades para alcanzar su propia estabilidad y bienestar, además suelen tener dificultades en las relaciones con los demás y para adaptarse socialmente. Pese a esta situación inicial, los datos actuales confirman la mejora de la personalidad disfuncional en personas con personalidades seriamente perturbadas, estas tienden a evolucionar a lo largo del tiempo hacia un mayor bienestar. Se constata que algunos de los síntomas más severos desaparecen. Los tratamientos desarrollados favorecen esta evolución y facilitan una mejoría de la problemática.

Mirapeix, concluye la valoración del seminario señalando la falta de tiempo para poder haber profundizado más en la temática, aunque el alumnado respondió con interés a esta compleja y detallada exposición que espera haya sido positiva y sobre todo de utilidad para el tratamiento de sus pacientes.

2017-07-12T17:37:49+00:00