El presente artículo se corresponde con la tercera entrega de la saga escrita por el Dr. Allen Frances,en la cual proporciona consejos tanto para los médicos psiquiatras como para los pacientes que padecen problemas psiquiátricos. En este caso, dichos consejos sirven de orientación para ayudar a las familias a afrontar la enfermedad mental que sufre alguno de sus familiares.

Para facilitar la compresión y utilización de los consejos, hemos decicido agruparlos en 5 bloques principales, entre los que podemos encontrar:el afrontamiento familiar, medicación y tratamientos,confidencialidad y privacidad,los pensamientos suicidas y el apoyo familiar, respectivamente. Además, al final del presente artículo se incluyen unos consejos proporcionados por la.Asociación Americana de Psicología dirigidos específicamente a cónyuges y padres de personas que padecen una enfermedad mental.

     En primer lugar encontramos los consejos correspondientes al afrontamiento familiar:

Tener un miembro de la familia con un severo y crónico trastorno psiquiátrico o de adicción es, probablemente, una de las tensiones más desafiantes que cualquier familia puede enfrentar, tan difícil como lidiar.con una enfermedad crónica o graves problemas financieros. Algunas familias se acercan, otras se alejan y solo unas pocas se quedan igual. El afrontamiento familiar.no solo depende de la fuerza y la resistencia de cada uno de sus miembros, sino también de lo bien y consistentemente que trabajen juntos y sean capaces de apoyarse mutuamente.

La terapia familiar puede ayudar a mejorar la capacidad de afrontamiento de la familia, ya que la forma en que la familia afronte el problema psiquiátrico de la persona generalmente influye en la forma en que la persona.que lo padece lo afronta, además, la forma en que este enfrente su problema influirá recíprocamente en la forma en que la familia lo enfrenta.

No sienta que tiene que esconder el problema psiquiátrico de la familia. El estigma social está disminuyendo rápidamente y cada vez más todo el mundo está comprendiendo que no hay que avergonzarse de tener un ser.querido que padezca una enfermedad mental. Sea sincero, sin vergüenza, abierto a aprender nuevas formas de entender y de relacionarse con su ser querido, y a desarrollar nuevas habilidades de afrontamiento familiar.

Es completamente natural culparse a uno mismo por los problemas psiquiátricos de los seres queridos, pero la mayoría de las veces no es racional ni útil, ya que los trastornos mentales graves  tienen causas múltiples y misteriosas. El estrés familiar, si es que está involucrado en algo, generalmente es solo un contribuyente menor, puesto que con mayor frecuencia el estrés familiar.es el resultado, más que la causa, del problema psiquiátrico del individuo.Sentirse irracionalmente culpable no sólo perjudica a la familia, sino que también.reduce su capacidad para ver las cosas con claridad y proporcionar la combinación óptima de apoyos y límites para el ser querido.

La aceptación puede tomar tiempo, tanto para el individuo diagnosticado, como para usted y para otros miembros de la familia y amigos. Esa aceptación se produce a un ritmo diferente para cada uno, por lo que sea paciente consigo mismo y con los demás.

El miembro de la familia que tiene un problema psiquiátrico de carácter leve y pasajero, es probable que tenga poco impacto negativo en la familia y pueda incluso que fortalezca los lazos familiares a medida que todos se unen.Por el contrario, los problemas psiquiátricos que son graves y persistentes pueden crear estrés y conflictos familiares graves,por lo que probablemente.tendrán un impacto profundo y sostenido en la vida de todos los miembros de la familia cercana.

Sea un consumidor muy bien informado. Aprenda todo lo que pueda sobre el diagnostico, alternativas de tratamiento, coberturas de los seguros, vivienda, discapacidad, navegación por los sistemas médicos y.de salud mental, y cómo acceder a los servicios sociales. Nunca sea tímido a la hora de hacer preguntas y espere que los médicos tengan respuestas claras, convincentes y de sentido común. Internet es una gran fuente de información, pero no crea todo lo que lea. Las sesiones familiares con los médicos suelen ser vitales por la información que pueden.transmitir al médico y la información que este puede darles.

     En lo que respecta al bloque de tratamientos y medicación, los consejos a tener en cuenta son los siguientes:

Trágicamente, la vida de las personas con enfermedades mentales graves es de 15-20 años más corta que la de la población general. Las causas principales por las que esto ocurre son el tabaquismo (que se hace porque reduce.los síntomas y efectos secundarios de los medicamentos), la obesidad/diabetes promovidas por los efectos secundarios de algunos medicamentos, una dieta deficiente, la falta de oportunidades para hacer ejercicio, el acceso deficiente a la atención médica y el suicidio. Es cierto que es bastante difícil cambiar cualquiera de estos poderosos factores de riesgo para la salud, pero hay que estar atento a los puntos de influencia, sobre todo en lo que respecta a la necesidad de un buen seguimiento médico.

Buscar ayuda más temprano que tarde reducirá considerablemente.la gravedad de los síntomas, los comportamientos problemáticos, el deterioro del funcionamiento, los riesgos, las cargas y las complicaciones.

Nuestra sociedad trata en exceso a enfermos leves, mientras que.cruelmente descuida a personas con trastornos mentales graves. Tenga cuidado de no recibir demasiado tratamiento (especialmente fármacos) para.problemas que mejorarían por sí solos, y demasiado poco para aquellos que empeorarán mucho si no reciben atención inmediata y completa. Los medicamentos psiquiátricos no son una buena primera opción si su familiar solo tiene síntomas leves, transitorios y/o previsibles de tristeza, pena, ansiedad o estrés.

No existe una píldora para cada problema y la mayoría de ellos se.resuelven por sí solos, de hecho, los niños, en particular, están siendo sobre medicados después de evaluaciones rápidas y descuidadas. Sea escéptico, infórmese y siempre haga muchas preguntas antes de aceptar un medicamento psiquiátrico.

Tenga en cuenta que hay muchas formas diferentes de tratamientos.psiquiátricos y que no existe una talla universal para todos.Muchos tratamientos tienen una base sólida de evidencia que los apoyan, pero algunos no, así que siempre que sea posible, se prefieren aquellos tratamientos basados en la evidencia. Las cosas suelen ir a mejor si un familiar le permite contribuir.a las discusiones sobre la elección del tratamiento óptimo. La selección de un plan te tratamiento específico entre las alternativas plausibles depende de la persona, la naturaleza del problema, su gravedad, las preferencias, la capacitación del médico, la disponibilidad, y los resultados de los ensayos sistemáticos.seriales previos dirigidos a aprender lo que funciona mejor.

Una buena combinación de médico y paciente es crucial para un buen.resultado, por lo que si es posible, pídale a su familiar que entreviste a varios médicos diferentes antes de elegir con el que él y la familia se sientan más cómodos.

Los tratamientos psiquiátricos son casi tan eficaces (pero también ineficaces) como la mayoría de los tratamientos del resto de la medicina, dicho esto tiene sentido ser optimista de que ayudarán, pero no se pueden esperar milagros. Las afirmaciones que son demasiado buenas para ser verdaderas, que ofrecen resultados mágicos, resultan no ser nunca verdad.Los resultados del.tratamiento son muy variables e imposibles de predecir con precisión, puesto que mientras una mayoría de las personas experimentan al menos un beneficio parcial.del tratamiento psiquiátrico, otras personas disfrutan de una recuperación completa, una minoría no tiene ninguna respuesta y, desafortunadamente, unos pocos se ven perjudicados.

Para los síntomas leves puede que todo lo que necesite sea la espera vigilante, los poderes curativos del tiempo, la reducción del estrés y el apoyo familiar; peropor el contrario, los síntomas severos/persistentes requieren de.atención inmediata,ya que cuanto más tiempo espere, más difícil puede ser tratarlos y la respuesta al tratamiento será más lenta y menos completa.“Sin tratamiento” en ocasiones puede ser el tratamiento de elección, especialmente si el miembro de su familia está experimentando sólo los problemas normales y esperables de la vida.cotidiana o no ha tenido respuestas negativas o malas a los ensayos de tratamientos anteriores.

Las personas tienden a suspender los medicamentos que necesitan.debido a cualquier combinación de efectos secundarios, como pueden ser: sentirse mejor, el uso de alcohol o drogas, olvido, resentimiento y/o negación de la enfermedad entre otros. Identificar los motivos puede dar forma a respuestas efectivas que ayuden al paciente a mantener una dosis efectiva durante el tiempo necesario.Dejar de tomar los medicamentos necesarios o ingerirlos de forma errática es la mayor causa de recaída y debería ser el primer pensamiento.si los síntomas empiezan a reaparecer.

Los riesgos de suspender los medicamentos necesarios son grandes; si hay una recaída total de los medicamentos, reiniciarlos más tarde puede dejar de ser tan efectivo o incluso no funcionar en absoluto.Aprenda.a detectar los primeros síntomas de la recaída y ayude a su ser querido a obtener ayuda rápidamente para evitar un episodio completo, además,trate de encontrar maneras no intrusivas de.promover la adherencia cercana a cualquier plan de tratamiento que esté funcionando.

El tercer bloque hace referencia a la confidencialidad y privacidad del familiar enfermo, y ante eso se aconseja  que tenga en cuenta lo que se expone a continuación:.

Las leyes de privacidad excesivamente rígidas impiden.que los clínicos de salud mental proporcionen información a las familias, excepto con el permiso del paciente o en emergencias extremas. Estas entran en vigor una vez que el familiar enfermo  alcance la tierna edad de 18 años y,por lo tanto, pueden excluirle del conocimiento de lo que está sucediendo, de la capacidad de proporcionar.apoyo y de cualquier participación en las decisiones de tratamiento.

Estas restricciones de confidencialidad a menudo crean un eslabón perdido potencialmente trágico en el cuidado de un ser querido con una enfermedad psiquiátrica grave. Es posible que quede fuera del circuito durante las.crisis médicas y psiquiátricas, incluso cuando tiene información crucial que proporcionar y apoyo fundamental que dar.No se enfade con los médicos.que no le dan información, tenga en cuenta que solo están siguiendo una ley tonta, pero manténgase en contacto con ellos y bríndeles toda la información que pueda. La ley puede obligarles a guardar silencio pero no es necesario que usted permanezca en silencio con ellos, dado que cuanto más aprendan de usted, mejores serán las decisiones de tratamiento.

En medio de un episodio agudo, los pacientes  a veces pierden la comprensión de su enfermedad mental, la necesidad de tratamiento y el valor de la participación de la familia. Las Directivas anticipadas, escritas una vez.que han recuperado el entendimiento y el juicio, son muy útiles para tratar el tema de la confidencialidad, evitar conflictos familiares y facilitar un tratamiento rápido cuando sea necesario en el futuro. Hay que tener presente que el tiempo para prepararse para las emergencias es.antes de que ocurran, por lo que se deben conocer todos los recursos disponibles en su área y cómo acceder a ellos de la mejor manera y con mayor rapidez.

     A continuación se exponen los consejos que hacen alusión a los pensamientos suicidas:.

El riesgo de suicidio es probablemente lo que más asusta, aunque hay que tener en.cuenta que la tasa de suicidio se incrementa enormemente en las personas con trastornos psiquiátricos significativos, pero sigue siendo solo del 10% al 15% en el transcurso de toda una vida y es muy baja en cualquier momento. Es fácil predecir un grupo de personas con un elevado riesgo.de suicidio a lo largo de su vida, pero es imposible predecir qué persona dentro de ese grupo lo hará y cuándo. Los factores de riesgo incluyen la presencia de un trastorno psiquiátrico, intentos anteriores, antecedentes familiares de suicidio, amigos que intentaros o completaron el suicidio, pensamientos y planes suicidas persistentes, urgencias, letalidad de los medios, impulsividad, uso de sustancias y desesperanza.

No dude en preguntar sobre los sentimientos suicidas y anime a.su ser querido a hablar sobre su naturaleza, causas, pistas, acciones pasadas, medios preferidos y planes futuros.Elimine los medios potenciales de suicidio siempre que sea posible, especialmente las armas y los medicamentos.Anime/Insista en que su ser querido suicida obtenga ayuda. Concertar la cita lo antes posible y facilitar la asistencia.a la misma contribuirá en gran medida a iniciar el tratamiento y a reducir el riesgo. Haga todo lo posible para facilitar un seguimiento cercano.

Cada persona suicida que sigue viva es al menos algo ambivalente en cuanto al suicidio. A menudo la persona puede buscar mensajes externos explícitos e implícitos sobre si vale la pena vivir la vida. Deje claro que es muy importante para usted.que él siga vivo, que su muerte sería una carga mucho peor que su vida y que usted espera que las cosas mejoren mucho en el futuro.En última instancia, el suicidio es una decisión personal por la que ninguna familia puede asumir la responsabilidad de prevenir. La reacción más apropiada ante un suicidio.exitoso es extrañar a la persona y lamentar la pérdida, pero sin culparse a uno mismo. Cuestionarse a uno mismo es inevitable, pero improductivo; y cuestionar a otros miembros de la familia a menudo conduce a la ruptura de la familia.

     Finalmente, los consejos que respecta al apoyo familiar se corresponden con los que aparecen a continuación:.

Cuidar a un familiar con una enfermedad mental grave puede ser emocional y físicamente.agotador, sobre todo si las cosas no van bien, si hay conflictos familiares y a medida que envejece. Ponerse en contacto con otras familias en grupos de apoyo que han pasado por problemas similares puede ser de gran ayuda; además,los apoyos sociales y los respiros pueden ayudar a.evitar que se estrese o se queme. Recuerde: a menudo es la enfermedad la que habla, no su ser querido.Los conflictos interpersonales (en ocasiones graves.y persistentes, y otras veces transitorios) son casi inevitables entre otros miembros de la familia y un paciente que sufre de un trastorno mental o una adicción. Intente ser paciente, resistente y perdonador, y no dude en realizar terapia familiar si es necesario.

Las situaciones más peligrosas ocurren cuando su familiar, que padece una enfermedad mental, se niega a recibir tratamiento, usa drogas y tiene un historial de comportamiento violento.  En situaciones raras y extremas,.la hostilidad feroz y/o las amenazas físicas pueden hacer que sea, al menos temporalmente, imposible continuar con el contacto con el enfermo mental o con.un miembro de la familia que tenga un problema relacionado con el abuso de sustancias y, en estos casos, es posible que la protección del resto de su familia tenga que tener prioridad.

A veces, si resulta imposible para una familia ayudar a otro.miembro que es claramente incapaz de cuidarse a sí mismo,  el tribunal puede nombrar un tutor legar para que asuma la responsabilidad de supervisar el cuidado, las finanzas y los arreglos de la vivienda.El tratamiento hospitalario o a ambulatorio ordenado por la corte rara vez es necesario, pero a.veces es crucial en emergencias agudas para promover la estabilidad a largo plazo y/o para evitar la coerción mucho peor que experimentan las 600.000 personas con enfermedades mentales.severas que actualmente están en la cárcel o desamparadas porque no recibieron los servicios psiquiátricos y sociales apropiados.

Conozca sus límites. Hágalo lo mejor que pueda, pero no más de lo que pueda hacer. El amor puede ayudar, pero por sí mismo no puede curar todos los problemas. Cambie lo que pueda, pero acepte que hay cosas en la vida que.no puede cambiar.La falta de recursos para ayudar a las personas con enfermedades mentales es escandalosa. Enfádese y actívese. Vote por candidatos nacionales.que estén a favor de una mejor atención médica. Únase a los grupos de defensa de sus derechos. Hágase escuchar. Los enfermos mentales están tan terriblemente descuidados precisamente porque su voz es silenciosa.

Y el consejo más importante de todos es que no pierda nunca la esperanza. A menudo oscurece más antes del amanecer.

Además de los consejos proporcionados por el Dr. Francés, la Asociación Americana de Psicología (APA) también da algunos consejos específicos para los padres y cónyuges de personas que padecen una enfermedad mental.

Consejos para los padres de una persona con una enfermedad mental:.

Los padres, en particular, a menudo tienen que reajustar sus esperanzas o.expectativas para el futuro cuando su hijo desarrolla una enfermedad mental grave. En el proceso, puede que se sienta afligido por el futuro que pensó que tendría su hijo. Estos sentimientos, aunque difíciles, son totalmente normales.

Es importante mantener su propia salud mientras cuida a un ser querido con.una enfermedad mental, pero también lo es preservar las relaciones con otros miembros de la familia, incluyendo a su cónyuge o pareja. Si tiene un hijo (ya sea menor o adulto) que padece una enfermedad mental grave, es posible que se encuentre enfocando menos atención.en sus otros hijos y focalice en el enfermo. Los hermanos sanos pueden sentir ansiedad y frustración por las responsabilidades adicionales que se espera que asuman. Trate de apartar regularmente un poco de tiempo de uno a uno con sus otros hijos, dígales cuánto aprecia su ayuda. La comunicación clara y honesta es crucial para todos los miembros de la familia.

Por ejemplo, no tenga miedo de preguntar tanto a sus hijos.enfermos como a los sanos cómo se sienten con respecto a los cambios en la familia. Mantener una línea de comunicación abierta ayudará a que las cosas vayan más fácilmente, tanto en el momento.de un nuevo diagnóstico como en el futuro.

Consejos para parejas de una persona con una enfermedad mental:.

Las relaciones pueden ser maravillosas pero desafiantes bajo las mejores.circunstancias debido a que cuando uno de los miembros de la pareja tiene una enfermedad mental grave, la situación puede ser aún más compleja. Muchas veces  la pareja sin un trastorno.diagnosticado asumirá más responsabilidades, al menos a corto plazo, y si ya de por sí para una persona que ya está preocupada por lo que sucede con su pareja, el tener que dedicar más tiempo al mantenimiento del hogar o al cuidado de los niños puede ser especialmente difícil.

Es importante que la pareja tenga en cuenta que la mayoría de las personas diagnosticadas con una enfermedad mental grave mejoran con el tiempo, y que la actitud y el comportamiento.de la pareja pueden contribuir de manera importante a la recuperación, por lo que se recomienda ayudar a mantener una actitud positiva y de aceptación, mientras se mantienen expectativas.realistas para la pareja con una enfermedad mental grave. Participar en una terapia familiar especializada para enfermedades mentales graves.puede ser muy útil.


BIBLIOGRAFÍA

American Psychological Association. (2014). Supporting a family member with serious mental illness. http://www.apa.org/helpcenter/improving-care.

American Psychological Association. (2015). How to cope when a loved one has a serious mental illness. http://www.apa.org/helpcenter/serious-mental-illness.

Frances, A. Advice to families coping whit psychiatric problems. Psychiatric Times. October 21, 2019. https://www.psychiatrictimes.com/couch-crisis/advice-families-coping-psychiatric-problems.


Este articulo ha sido traducido, modificado y ampliado por:

Cristina García Sollet.
Psicóloga
“Consejos para las familias que enfrentan problemas psiquiátricos”
consejos consejos