Loading...

Deslizar la vida.

No hay tiempo para lo lento.


 Hay algo en lo lento que me atrae, que me fascina. Se trata de una parsimonia que bien puede aplicarse a la gastronomía, al pensamiento, a la radio, al amor. Lo lento —es decir, aquello que se demora concienzudamente sin más objetivo que el goce propio— no está de moda.

La espera es promesa y cuando ésta se cumple, una ve el mundo de otro modo, se reconcilia con él. Esperar que un libro anhelado llegue a tu librería abona la idea de la promesa; esperar parar saborear buenas naranjas en invierno y delicioso melón en verano reconforta; masticar ideas a propósito de un tema complejo y digerirlas lentamente supone la conquista de una opinión propia. En tiempos de Tinder, desafiar su lema más famoso –Swipe life (deslizar la vida)— y esperar a que un amor se despliegue con lentitud y parsimonia, como si los segundos pudieran estirarse, es una auténtica victoria.

Si quieres leyendo el artículo Deslizar la vida.

 

2019-01-29T20:18:58+00:00