Unos pequeños dispositivos implantables permitirán tratar enfermedades crónicas como la diabetes tipo dos al bloquear o alterar las señales que emiten sus cerebros hacia los órganos.

GlaxoSmithKline (GSK) y la rama de ciencias biológicas de Google, Verily, estánfinanciando conjuntamente una nueva iniciativa que investigará los dispositivos bioelectrónicos diminutos que podrán utilizarse para modificar señales nerviosas y tratar enfermedades crónicas.

Ambas empresas invertirán unos 640 millones de euros durante los próximos siete años para financiar una empresa llamada Galvani Bioelectronics (Luigi Galvani fue quien descubrió la “electricidad animal” en 1780). Con centros de investigación en San Francisco (EEUU) y con el complejo biocentífico de GSK en Reino Unido, esta nueva compañía investigará cómo crear sistemas electrónicos implantables de pequeño tamaño que puedan utilizarse para corregir impulsos nerviosos irregulares.

Los dispositivos (a menudo denominados “electrocéuticos”) colocan un pequeño envoltorio alrededor de un haz nervioso. Una vez ahí, las diminutas piezas de hardware pueden emplearse para bloquear o altear las señales que circulen por las fibras nerviosas. Esta capacidad permite anular o aumentar las señales cerebrales para controlar los órganos conectados al final del nervio y tratar la enfermedad.

El director de bioelectrónica de GSK y nuevo presidente de Galvani Bioelectronics, Kris Famm, declaró a Reuters que el primero de estos dispositivos tendría el tamaño de una pastilla, aunque tras varias iteraciones podrían alcanzar el tamaño de un grano de arroz. El objetivo de la empresa es tener listos los primeros dispositivos para aprobación legal en un plazo de siete años de financiación.

Sin embargo, por el momento no existe ninguna planificación de producto específica para Galvani Bioelectronics. Un portavoz de GSK declaró a MIT Technology Review que intentará “tratar una gran variedad de enfermedades crónicas que impliquen trastornos inflamatorios, metabólicos y endocrinos, lo que incluye la diabetes tipo dos, pero nada más específico por el momento”.

GSK ya cuenta con experiencia en el mundo de los electrocéuticos. El presidente de Vacunas de GSK y del consejo de la nueva empresa, Moncef Slaoui, reconoció públicamente la participación de GSK con el proyecto en un informe Nature de 2013. Según Bloomberg, actualmente financia a 80 investigadores externos que trabajan en esta área. Verily es una recién llegada al mundo de la medicina eléctrica, aunque ha resultado ser ambiciosa en sus proyectos previos, entre los que se incluyen sensores de glucosa integrables y una lente de contacto electrónica para pacientes de diabetes.

Dicho esto, Galvani Bioelectronics está trabajando en un ámbito relativamente nuevo del que el propio Slaoui se convenció en 2012. En un artículo del New York Times explicó que su reacción inicial ante la idea de hackear el sistema nervioso para tratar enfermedad era de recelo. Reconoció que al principio pensaba: “¿En serio? ¿Con una descarga eléctrica se va a arreglar el sistema inmune? Era muy escéptico”.

Claramente, tanto Verily como GSK han sido seducidos por la idea. Ahora solo queda que Galvani Bioelectronics demuestre que su confianza está fundada.

Si quieres leer la fuente original pinche aqui.