Loading...

El hijo del joyero

“La heroica ciudad dormía la siesta”.

Pedro no había acu­dido al taller para aprender a escribir, sino para aprender a escribirse. Y de esto era de lo que pretendíamos hablar desde el principio de estas líneas, de las fronteras entre lo inteligible y lo ininteligible; de los problemas de lo que entendemos y las virtudes de lo que no entendemos; de la diferencia entre hablar y ser hablado o escribir y ser escrito.

Si quiere continuar leyendo el artículo de El hijo del joyero.

2018-06-11T20:08:47+00:00