Loading...

Internet y Suicidio

Internet, arma afilada para jóvenes suicidas

Carlos Soto y Olga Ramos se quedaron «sin suelo bajo los pies» hace dos años, cuando su hija Ariadna decidió terminar con el sufrimiento que le superaba. Primero ingirió un bote de pastillas y a continuación se tiró por la ventana de su habitación. La buena relación que existía en la familia terminó con una carta, «hecha con tanto cuidado, con tanto amor», recuerdan sus padres en el salón de su casa, en Madrid.

El suicidio de Ariadna se suma a los 3.602 casos que se contabilizaron en España durante 2015 (las últimas cifras disponibles). En 2014 se registraron hasta 3.910 muertes, la cifra más alta desde que hay estadísticas disponible. Sólo en Madrid, 345 personas se quitaron la vida ese mismo año. Casi 10 suicidios por día, según recoge la Fundación Salud Mental España (FSME).

La reciente muerte de Miguel Blesa ha reavivado el debate en torno al suicidio. España tiene una de las tasas de suicidio más bajas de la UE, pero no es inmune a la presión social que, especialmente bajo el amparo de las nuevas tecnologías, en muchas ocasiones azuza este fenómeno.

Los que más se suicidan son los varones españoles de entre 40 y 60 años, pero son los casos de jóvenes y adolescentes los que más han aumentado en la última década. Los datos disponibles hacen del suicidio la primera causa de muerte no natural en nuestro país. El riesgo se intensifica entre los adolescentes especialmente con internet.

«Esto no me puede estar pasando a mí», pensaba Olga, en pleno shock emocional tras lo ocurrido. Su nueva vida comenzó con la siguiente pregunta: «¿Qué sabes del suicidio?». Tras la ansiedad de los primeros meses, llegarían las respuestas gracias a la Asociación de Familiares y Allegados en Duelo por Suicidio (FAeDS) de Madrid. Ella y su marido trabajan ahora en este colectivo. «¿Cómo puede ser que sepamos cosas sobre las drogas o la seguridad vial y no sepamos algo sobre lo que es casi la primera causa de muerte entre los jóvenes?», cuestiona Olga.

El ‘cibersuicidio’

Las redes sociales han disparado las posibilidades comunicativas, pero también el descontrol. El resultado es el llamado cibersuicidio, como se define a «la acción de quitarse la vida, motivada por la influencia de páginas web con contenido de ayuda, influencia o motivación para cometer suicidio, salas de chat y foros de internet». La definición es del último estudio de la Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio (AIPIS). En estas páginas, los chavales que se sienten solos e incomprendidos acuden a comentar sus pensamientos. En ellas se pueden leer mensajes como: «Quiero suicidarme sin dolor. ¿Podéis ayudarme?».

2017-07-26T17:24:06+00:00