La propuesta de Craig Pinkney

En un tweet de Dickon Bevington. (Uno de los líderes en el desarrollo en la psicoterapia basada en la mentalización  para los adolescentes), leíamos un artículo que divulgaba, publicado en  “The Guardián”. Sobre un terapeuta de Birmingham, Craig Pinkney, y el propio  Dickon, decía; “Me gustaría conocerte Craig, me gusta mucho tu trabajo”.

Después de leer el artículo sobre las intervenciones que desarrolla Pinkney, también nos gustó el planteamiento que hace.

Craig Pinkney, es un joven terapeuta qué trabaja en entornos sociales de alta conflictividad de adolescentes, es criminólogo y colabora con Universidades y otros centros dedicados a programas terapéuticos específicos para jóvenes altamente conflictivos y violentos.

Comenta Craig, que los jóvenes que están atrapados en la violencia de las pandillas, están traumatizados, y.que la solución, no es el encerrarles tras las rejas,  hay que entender la violencia de estos chavales de una forma diferente, tal y como plantea el autor.

Pinkney proviene de una familia que estaba.implicada en acciones sociales y de.justicia social y ahí empezó, su interés y.vinculación, con este tipo de problemática. El conoció de primera mano a jóvenes que de forma temprana iban a la cárcel, sin que realmente ellos entendieran bien por qué están haciendo eso con ellos.

Encerrar a los chavales.violentos, no va resolver el problema. Es necesario abordar la problemática de la violencia juvenil desde.otra perspectiva, y  plantea Craig, necesitamos hacernos dos preguntas clave: ¿Que nos estamos perdiendo? y ¿Que no estamos entendiendo?.

A través de este link puedes acceder al articulo original.

.

jovenes violencia pandilla.
Articulo extraido de la pagina web. https://www.theguardian.com/society/2020/feb/11/craig-pinkney-criminologist-young-people-gang-violence-traumatised. bajo el titulo Craig Pinkney: “Los jóvenes atrapados en la violencia de las pandillas están traumatizados”. Articulo publicado por www.theguardian.com. Con fecha. 22-02-2020. Los jóvenes atrapados en la violencia de las pandillas están traumatizados