El Foro sobre la calidad y la sostenibilidad, organizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), ha concluido que la especialidad troncal de Psiquiatría del Niño y la Adolescencia tendrá que esperar al año 2018 para estar plenamente conformada; en el evento, no obstante, también se destacó que un cuarto de la población española tendrá que acudir, más tarde o más temprano, a las consultas de esta área sanitaria y sociosanitaria.

El encuentro, destinado a conocer en detalle los retos asistenciales en Salud Mental que tiene planteados España, se desarrolló en dos mesas: la primera estuvo destinada a analizar los objetivos alcanzados en esa área, junto al mucho trecho que todavía queda por andar, mientras que la segunda se enfocó a desentrañar aspectos importantes de la gestión sanitaria en Salud Mental. En ambos subforos se contó con profesionales de la Psiquiatría, la dirección hospitalaria y la gestión asistencial.

Los datos de la desolación

En ausencia del presidente de SEDISA,  inauguró el foro el gerente y psiquiatra del Hospital Universitario de Fuenlabrada y coordinador científico de la Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, doctor Carlos Mur. Su primer argumento fue, desde su propia experiencia, expresar la necesidad de que caminen al unísono los gestores y los clínicos en beneficio del paciente con enfermedad mental.

Según Mur, la salud debe estar presente en todas las políticas, porque no hay salud posible en ningún ámbito sin una buena salud mental. Algo que no debe estar ocurriendo del todo  en Europa, a tenor de las preocupantes proyecciones epidemiológicas que caracterizan a la Unión. En cuanto a la carga de enfermedad que suponen estas patologías en 2016, Mur la cuantificó en 164 millones de ciudadanos, de los cuales 61 padecen ansiedad (14,3 por ciento de la población de la UE), 33,3 millones sufren depresión (7,8 por ciento), 20 millones patologias neurológicas, excluidas las cefaleas y migrañas, y 54 millones de ciudadanos mayores de 65 años están aquejados de demencias.

En cuanto a España, el doctor Mur destacó que presenta cifras igual de malas que el resto de Europa, con el agravante de que el país dedica mucho menos a Salud Mental. Una situación también digna de análisis, si se tiene en cuenta que desde el cambio de siglo ha aumentado la prevalencia de la patología mental en los varones (11 por ciento) y especialmente en mujeres (15 por ciento). No obstante, el psiquiatra-gestor destacó las bondades de utilizar cada vez más el modelo asertivo comunitario, por dar mejores respuestas al esquema de patología crónica que caracterizan a la Salud Mental.

 

Si quieres leer la fuente original pinche aqui.