Artículo sobre como ¿La obsesión por el exito enferma a nuestros hijos? desde edades muy tempranas, os hará reflexionar

Las expectativas frente a la educación se han salido de control.

Además de pasar siete horas en la escuela, nuestros niños tienen que hacer horas de tareas nocturnas, prácticas deportivas diarias, ensayos con la banda escolar, y torneos o trabajos que absorben todo el fin de semana. Cada actividad desde la infancia es vista como un paso en la carrera para ingresar a una universidad de primera, un trabajo envidiable o una vida exitosa. Los niños que viven en la pobreza y aspiran a ir a la universidad se enfrentan a la misma competencia para ser admitidos, además de la carga de competir por becas, con menos apoyo que sus pares privilegiados. Incluso aquellos que no están hechos para la universidad se desmotivan por las evaluaciones constantes en las escuelas y se ven presionados al abrirse paso entre montañas de material impersonal, memorizado, incluso desde el preescolar”.

Este es un camino de generación de malestar psicológico.

ir al artículo