Nuestra experiencia en el tratamiento de pacientes con trastornos de personalidad, nos hace ser muy consientes de que la intervención fundamental es la prevención.

El desarrollo de una relación sana entre madre, padre y su bebe es clave para un adecuado desarrollo psicológico del bebe. Es muy importante prestar atención especialmente a los progenitores en periodos delicados de su evolución vital o en el caso que padezcan algún tipo de problemática psicológica o física. El malestar en los padres, influye de manera negativa en su capacidad para establecer un vinculo afectivo y de apego sano con el bebe y esto debe de considerarse como un área de intervención prioritaria desde el punto de vista preventivo.

Os dejamos a continuación un vínculo a una investigación muy reciente que nos ha parecido importante. La tenéis en acceso libre en el siguiente enlace.

Esperamos que sea de vuestra satisfacción.