A partir del surgimiento del virus conocido como Coronavirus, la sociedad.global, en poco más de tres meses, pasó de las feroces guerras financiero-territoriales entre los Estados nación y sus acólitos, a estar.sometida al imperativo de un.significante global: Pandemia. Las coordenadas socio.simbólicas organizadoras de los universos culturales, subjetivos, de afectos.y vínculos, mutaron con velocidad y sin retorno.

Tienen como denominador común la alteración absoluta de la.temporalidad subjetiva que cae bajo el dominio de una amenaza.tanática. Sin referentes conceptuales o de sistemas de pensamiento previos, se instaló un inédito Caos Global, transportado por un desconocido y letal virus. Disociado del asunto biológico objetivado científicamente, el poder absoluto del.significante Pandemia ha generado una porosidad simbólica y lingüística de las fronteras nacionales. Monstruo desconocido, diseminado.en cuerpos y.territorios, el Virus ha despertado múltiples deseos de instalar un Estado de Fascismo Globalizado que anule los matices y.significaciones socio-simbólicas, hábitos y costumbres particulares de.cada cultura, estrato y clase social.

A diferencia de los Totalitarismos.Occidentales Históricos” icónicos –Stalinismo, Fascismo, Franquismo y Nazismo– que confluían en sus fines y diferían en la implementación de sus métodos, objetivos y fábricas” de exterminio, el Estado Global de.Pandemia.impone una uniformidad estratégica global a macro y micro escala. Desde los territorios de.los países hasta el lavado.de manos, desde los sistemas de Salud hasta.la protocolización de los vínculos interpersonales, todos los humanos” estamos sometidos a una única.estrategia global: el distanciamiento social corporal mediante la cuarentena y/o estado de sitio.

“Monstruo desconocido, diseminado en cuerpos y territorios, el Virus ha despertado múltiples deseos de instalar un Estado de Fascismo Globalizado”.

Es tal el poder de un enemigo invisible” que las potencias han intentado.transformar las fronteras físicas impuestas entre los países, en poderosos micro muros de contención y exclusión situados en la vida corporal-cotidiana. Muros de los pequeños gestos que, paradojalmente, no logran contener la ubicuidad de un virus biológicamente inasible.

Sigue leyendo el articulo.


Articulo extraido de la pagina web. https://www.topia.com.ar/articulos/construccion-del-monstruo-social-viral. Bajo el titulo. Construccion del mounstro social viral. Articulo publicado en. www.tropia.com.ar. Por. Raquel Lubartowski Nogara