La especialidad pide atajar el máximo histórico de suicidios aplicando la receta de países que lograron reducir su tasa.

Vía @redaccionmedica, Víctor Pérez Sola, presidente @SEPBiologica,explica cómo deberíamos implementar un sólido plan nacional de prevención de suicidio. Aún más importante; Todos debemos normalizar el concepto de suicidio. 


Detrás del pico máximo de suicidios en España alcanzado en 2020 se esconde una ausencia “vital” en la lucha contra una patología mental que se expande más que nunca entre la población: la falta de un plan de prevención a nivel nacional dotado de un presupuesto específico, según los expertos. “España debe atajar la alta tasa de suicidios porque hasta ahora no lo estamos haciendo. Otros países lo han logrado, solo tenemos que seguir su receta”, señala el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), Víctor Pérez Sola.

Una receta que pasa por implementar un plan común: “A nivel nacional no tenemos un plan de prevención del suicidio. Lo único que hay en la estrategia de salud mental es un apartado de prevención. A nivel autonómico sí que hay varios, pero tenemos un problema con la implementación porque para ello hace falta un presupuesto y muchas veces no lo hay”, detalla el especialista.

En dicho apartado de la Estrategia de Salud Mental, Sanidad asegura que “se ha decidido la conveniencia de incluir una línea estratégica exclusiva dedicada a la prevención de la conducta suicida en la que se fijan objetivos y acciones a llevar a cabo por las comunidades autónomas”, y reconoce la conducta suicida como un problema de salud pública.

¿Cómo se pueden reducir los suicidios?

En caso de que Sanidad llevara a cabo el diseño del plan, Peréz Sola asegura que no debería hacerse nada orginal, ya que “está todo inventado ya”. “La tasa de suicidio en España es más baja que la media europea, pero hay otros países como Dinamarca, Hungría, Irlanda o Suecia que ya han hecho los deberes logrando reducir drásticamente su número de suicidios”, explica Sola.

El caso más significativo es el de Dinamarca. Entre 1993 y 2003 logró reducir a la mitad la tasa de suicidios, pasando de 22,3 casos a 11,7 cada 100.000 habitantes. Una cifra cercana a la actual de 10,7. “Es cierto que nosotros partimos de un 7 cada 100.000. Nos va a costar más reducirla a la mitad”, reconoce el psiquiatra.

Más allá de las cifras, lo que tienen en común los países que han logrado combatir el suicidio es la elaboración de un plan multinivel específico de prevención del suicidio. “Solo con una intervención no se soluciona nada”, reclama Pérez Sola.

¿Qué debe contener el plan multinivel para prevenir el suicidio?

Según detalla el especialista, el primer paso es dar una intervención muy importante en personas en riesgo, entendiendo estas como las personas que han pensado en el suicidio o han tenido una tentativa de suicidio.

Continua leyendo la noticia