Loading...

Los trastornos psicológicos

El ruido del Yo

No cabe ninguna duda de que lo que caracteriza nuestras sociedades avanzadas y opulentas desde el punto de vista psicológico es que los individuos que compartimos esa sociedad hemos sufrido una hipertrofia de ciertas variables de nuestra mente.

Información de interés vía Neurociencia CulturaLink a fuente original.


 

Una hipertrofia que algunos han llamado “autoreconocimiento hiperreflexivo (Stanguellini, 2009) o simplemente hiperreflexividad (Marino Perez Alvarez, 2003, Saas 1992). Se trata en cualquier caso de una hipertrofia de la subjetividad, algo que ya señaló Foucault en 1966 cuando escribió que “la modernidad supone la diseminación y legitimación de todos los goces” y yo añadiria ahora de todas las posibilidades de ser o estar en el mundo y que nos imaginamos como una especie de menú desplegable donde todos nosotros no sólo nos creemos con derecho  a poder elegir cualquier cosa sino que cualquier cosa es elegible.

Tampoco cabe ninguna duda de que a partir de 1900 -de un modo más claro y documentado- viene observándose este fenómeno que algunos han llamado “la construcción social de la enfermedad” en lo que se refiere a los trastornos psicológicos (o mentales o psiquiátricos). Es más que obvio tal y como han señalado multitud de autores que los sintomas psicológicos siguen patrones culturales no solamente en sus contenidos sino tambien en su forma.

Pero hay algo más: los trastornos psicológicos tienen que ver con el modelo social impuesto por la modernidad y la más radical postmodernidad, no solamente porque los configuran y contextualizan sino porque esta sociedad en la que vivimos los genera , tiene un efecto causal en su interacción con el individuo.

Las sociedades determinan las cualidades de los trastornos psicológicos y además causan trastornos psicológicos aunque sólo sea porque la etiqueta “trastorno psicológico” pertenece a la modernidad.

De hecho los trastornos psicológicos existen como tales desde hace muy poco tiempo, es por eso que algunos autores hablan de la sociedad clínica (Marino Perez Alvarez, 2003) y otros de la sociedad expresiva (Giddens, 1991) o asistencial, no porque antes no existieran ciertos dilemas de la vida de dificil solución sino porque de existir no estaban conceptualizados como psicológicos, véase a este respecto este post donde hablé de la diferencia que existe entre pensar la bulimia como una enfermedad o como un pecado (gula).

Continúa leyendo

2017-07-10T09:35:11+00:00