‘Duermo mucho’.

Cuando la ibicenca María Manonelles ingresó en un psiquiátrico a los 20 años no sabía lo que era la “medicina gráfica”, pero tras salir de él un mes después el cuaderno de notas y dibujos donde reflejó sus vivencias se convirtió en el libro Duermo mucho, algo “súper guay” y “muy útil”.

María es alegre, de verbo ágil y atropellado, y lo es porque en sus dos décadas de vida son muchas las cosas que tiene, que debe contarnos para acercarnos la realidad de los enfermos mentales, algo con lo que ella convive ya que está diagnosticada de trastorno de la personalidad con rasgos mixtos.

Así fue tomando fuerza este cuaderno de notas que hizo porque tenía que acordarse de todo lo que le sucedía y de todas sus reflexiones, pero sin poner un punto y final a este relato que se enmarca en el género de “medicina gráfica”, es decir, cómics que por su contenido ayudan a comprender enfermedades como el cáncer, el alzheimer o la depresión.

 

Si quiere  continuar leyendo el articulo.  Una radiografía real de los psiquiátricos.