Loading...

Ramon Andreu

Quien está dominado por la venganza, está inmerso en un proceso autodestructivo.

Usted asegura que la venganza y el miedo son incompatibles con la higiene mental.

Sí, porque ambas son emociones tóxicas, negativas. La venganza es tóxica porque está hecha de odio, de rencor. Lo que las personas ignoran es que quien está dominado por la venganza o la hostilidad está inmerso en un proceso autodestructivo que él mismo ignora. Y precisamente porque lo desconoce, no lo controla.

También defiende, algo que me ha parecido curioso, que llamar a los padres por el nombre de pila crea, dice usted, “una promiscuidad psicológica”.

Los padres son personajes únicos, excepcionales e irrepetibles. Hay algunos que dicen ‘soy el mejor amigo de mi hijo’, y yo digo pues muy mal, el hijo habrá ganado un amigo pero habrá perdido a un padre.

 

Si quiere continuar leyendo consulte el artículo de referencia.

 

2018-03-13T18:34:32+00:00