¡Loco! La palabra retumba como si cuatro simples letras subieran los decibelios hasta el infinito. A pesar del estruendo, un colectivo (que así prefiere llamarse, nada de asociación, que para eso ya están los familiares que se apropian de su voz, según denuncian) ha decidido hacer bandera del insulto y que sus reivindicaciones se escuchen todavía más alto que esas cuatro letras tan gruesas:

¡Loco!

Si quieres continuar leyendo el articulo Testimonios.

 “Este artículo ha sido obtenido de la página http://lab.elmundo.es/salud-mental/testimonios.html con el título: ” Loco, si, ¿ Y que pasa?” publicado ” El Mundo”.