Loading...

Todo vale en un parto

En un parto no se tiene ningún respeto por el cuerpo de la mujer

 

Queremos compartir un testimonio sobre el proceso del parto publicado en  El confidencial.

 

Si había algo que tuve claro durante todo el embarazo es que quería intentar llegar a término de la manera más natural posible. Esto no tiene nada que ver con movidas hippies-zen porque yo no creo en esas cosas, soy completamente protecnología. Con todo y con ello, la realidad es que nuestro cuerpo está preparado para los dolores del parto. Es importante que sepamos las consecuencias de permitir que ‘medicalicen’ nuestro alumbramiento.

La matrona me preguntó si quería la epidural y dije que no. Torció el gesto. Durante las dos horas siguientes volvió a preguntármelo como tres veces más. La última vez, y cito textualmente la conversación, me dijo:

– Al final la vas a querer. Debo saberlo con tiempo porque tengo que ponerte un suero antes para que estés hidratada.

 

Y me puso el suero por sus santos ovarios. Entendí perfectamente a las mujeres que llegan con intención de tener un parto natural y acaban pidiendo la epidural. ¡No paran de ofrecértela! Al final, somos seres humanos y estamos sintiendo dolor.

Todo sería mucho más sencillo si colaborasen y respetasen tu decisión.

Me dijo que no, que aquellos dolores solo eran producto de las contracciones. Contracciones –repito– generadas artificialmente. Contracciones brutales que el cuerpo no puede ni está preparado para soportar a no ser que lleves  drogas encima.

 

2017-11-08T17:34:03+00:00