El Colegio Oficial de Psicología de Madrid @CopMadrid estima que las peticiones de consulta en la comunidad han crecido entre un 20% y un 30% debido a las consecuencias del virus.

Se lo dije a Andrés, mi marido, que estaba en un pozo y no me encontraba capaz de salir yo sola, no tenía fuerzas.

A Catalina Sánchez los meses de marzo y abril del confinamiento no parecieron irle mal del todo. Mayo ya fue distinto. Según avanzaba la pandemia, dice, le “fue trayendo consecuencias fuertes”. Decidió que necesitaba un psicólogo. Esta mujer a punto de cumplir los 70 vive en Leganés y por el teléfono se cuela el acento extremeño de Cáceres, donde nació. Sufre fibromialgia y miastenia gravis ocular, una enfermedad neuromuscular autoinmune y crónica que genera debilidad de los músculos voluntarios del cuerpo, en este caso, de los oculares. El confinamiento, no poder ver a sus hijos y nietos y la angustia que le provocaba la incertidumbre sobre todo lo que rodeaba al virus no hicieron más que “sumar una y otra y otra cosa”. Asegura que nunca había pensado en acudir a terapia, pero en aquel momento supo “que era eso o eso”. Empezó a ir a una psicóloga antes de que comenzara el verano, su diagnóstico fue un cuadro depresivo. Continúa con sus citas semanales. No fue la única.

En abril del pasado año, la OMS ya advertía que el número de personas con problemas psicólogicos iba a duplicarse por el duelo, el aislamiento y la crisis económica. En julio, los psicólogos madrileños apuntaban citas para septiembre porque sus agendas estaban desbordadas hasta ese mes. Algo “tremendamente inhabitual”, según Fernando Chacón, presidente del Colegio Oficial de Psicología de Madrid (COPM). Lo normal, asegura, “es que la consultas privadas en verano se paralicen un poco. Llega julio, la gente dice ‘me encuentro mejor, ya hablaremos a la vuelta de vacaciones’”.

Continua leyendo la noticia.


Articulo extraído de la pagina https://elpais.com/espana/madrid/2021-04-05/tristeza-soledad-desesperanza-el-hoyo-emocional-de-la-pandemia.html. Bajo el titulo. ¡Tristeza, soledad, desesperanza: el hoyo emocional de la pandemia. Articulo publicado por. ISABEL VALDÉSPara www.elpais.com. Articulo publicado con fecha 05-04-2021.