Una revisión metaanalítica

En la actualidad el estudio de la violencia filio-parental suscita un.gran interés que guarda relación con el incremento súbito de las tasas registradas de esta modalidad de violencia familiar. En España, donde se ha realizado la mayor parte de la investigación de campo, la tasa de prevalencia asciende al 21% en violencia física y abuso psicológico y a un 46% en abuso emocional (Ibabe, 2015).

La investigación también pone de manifiesto una elevada.discrepancia en las tasas de prevalencia que guarda relación con las diferentes definiciones de violencia filio-parental y, por extensión, de las medidas empleadas. De hecho, conviven en la literatura desde definiciones que implican únicamente la emisión de comportamientos (o amenaza) de violencia física, a otras que añaden violencia psicológica y abuso económico); desde las que requieren de un único acto a otras que precisan de reiteración; o de definiciones.que exigen conciencia de causar daño.(se excluye la derivada de patologías, drogodependencias u homicidios, o intento de, sin historial de violencia), a otras que no.

Consecuentemente, los instrumentos de medida también son muy dispares en cuanto a la operativización de la  violencia filio-parental. Además, paradójicamente, los instrumentos empleados no evalúan la reiteración, que es un aspecto crítico, sobre todo, en la violencia psicológica; ni la intención de causar daño; así como tampoco el daño causado (Arce, Fariña, y Vilariño, 2015).

Para explicar la.violencia filio-parental a nivel teórico se ha recurrido a la teoría del aprendizaje social (Bandura y Walters, 1959, 1963). Esta teoría sostiene que las conductas violentas que los progenitores emplean para relacionarse, tanto entre sí (victimización vicaria) como con los hijos (victimización directa), sirven de modelo para que los hijos aprendan por modelado.

A este respecto, se han considerado como  moderadores de la relación entre la violencia entre progenitores y descendientes, así como los tipos de victimización infantil (directa y vicaria) como el tipo de violencia ejercida por.los descendientes (física y psicológica). Tanto el tipo directo de victimización infantil como vicario se cree que incrementan la probabilidad de desarrollar conductas violentas ascendentes, encontrándose resultados similares en poblaciones comunitarias y judiciales. Si bien, la teoría y los modelos derivados del aprendizaje social han.recibido apoyo general, se han encontrado resultados contrarios.


Continúe leyendo este estudio 

Raquel Gallego1, Mercedes Novo1, Francisca Fariña2 y Ramón Arce1
1Universidad de Santiago de Compostela, España
2Universidad de Vigo, España

“Este artículo ha sido obtenido de la pagina. http://www.infocop.es/view_article.asp?id=8418&cat=50. Bajo el titulo.  La violencia de los hijos hacia los padres y de los padres hacia los hijos: una revisión metaanalítica. artuculo  de Raquel Gallego, ;ercedes Novo, Francisca Fariña y Ramon Arce. publicado por www.infocop.es. el 10-12-2019.