Será un nuevo grupo de trabajo que trabajará para la elaboración del primer Plan de Salud Mental de la capital catalana.

El Ayuntamiento de Barcelona quiere impulsar por primera vez en la ciudad una Mesa de Salud Mental que integre organizaciones diversas que sumen para elaborar un Plan de Salud Mental para la ciudad. Según el consistorio, la idea es establecer «una estrategia compartida y compromisos de actuación conjuntos».
En el primer encuentro del grupo promotor de la Mesa de Salud Mental se han congregado un total de 43 representantes de diferentes entidades e instituciones entre las que el Consistorio Sanitario de Barcelona y el de Educación, el Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña, la Plataforma por la Defensa de la Atención Pública, la Federación de Salud Mental Cataluña o el Foro de Salud Mental.
La intención del gobierno municipal es que la Mesa de Salud Mental sea abierta a más colectivos de personas enfermas y organizaciones de familiares, redes sociales de atención sanitaria o empresas y colectivos que ayuden abordar, desde diferentes puntos de vista, los retos del proyecto. En el Plan de Salud Mental de Barcelona, ​​que estará listo en verano, se singularizará el abordaje de la salud mental de niños y adolescentes, con la formalización de un Plan de Salud Mental para la Infancia y la adolescencia.
Un 12% de los barceloneses tienen riesgo de sufrir trastornos mentales
Durante la presentación de la mesa de Salud Menta, la comisionada de Salud, Gemma Tarafa, destacó que el 12% de los barceloneses puede sufrir algún tipo de trastorno mental a lo largo de su vida. La cifra es similar al de otras ciudades catalanas e inferior a la que registra la Organización Mundial de la Salud, que predice que una de cada cuatro personas experimentará un problema de salud mental en algún momento de su vida.
Tarafa ha dicho que el consistorio considera «asignaturas pendientes» el trabajo en las áreas de educación y empleo. «La crisis ha acentuado la incidencia de trastornos mentales», dijo Tarafa y consideró que «se trata de dar una visión más adaptada a nuestra ciudad, teniendo presente los determinantes sociales de la salud y las desigualdades».

Ir al articulo