y la salud mental.

La pandemia de covid-19 trae consigo una preocupación social renovada por la dimensión cognoscitiva, afectiva y conductual de la salud. En justicia, esta dimensión se ha descrito en forma explícita en el contexto de muchas enfermedades, de la infección por VIH al cáncer, de los problemas neurodegenerativos a los cardiovasculares. En la formación de la profunda angustia colectiva hay varios ingredientes en juego: la percepción de que todos somos vulnerables, el paro de las interacciones sociales y económicas y la cuarentena interminable. El aislamiento sincroniza en forma inesperada a las colectividades con el padecimiento de los enfermos.

Para entender la relación entre la pandemia y la salud mental, quiero proponer un esquema formado por círculos concéntricos. El eje de análisis de esta espiral es el grado de exposición al virus: en la zona central están los enfermos, quienes viven en forma directa los efectos de la infección sobre el cuerpo y la conciencia.

En las formas graves están bien descritos los problemas cognitivos de la fase aguda: estados de confusión, pérdida de la orientación en el tiempo y en el espacio, con enorme inquietud psicomotriz, y alucinaciones, en algunos casos.1 Las personas que sobreviven a la fase aguda, en un porcentaje significativo, padecen secuelas cardiacas y respiratorias, dolor, fatiga, problemas emocionales y cognitivos.2 Se ha dado menos atención mediática al mayor riesgo de enfermar de covid-19 que tienen las personas con padecimientos mentales, aunque hay evidencia científica sólida al respecto. La desatención mediática señala el sesgo discriminatorio tan común en nuestra cultura.

Hay un círculo dispuesto alrededor de las víctimas.

Continua leyendo la noticia.


Articulo extraído de la pagina web. https://www.nexos.com.mx/?p=53600, Bajo el titulo. La espiral de la pandemia y la salud mental. Articulo publicado por. Jesús Ramírez-Bermúdez para www.nexos.com.mx.  Con fecha. 01-03-2021.