Hace unos días el New York Times publicó una nota del psicólogo Adam Grant que intenta ponerle nombre a un estado emocional que nos afecta a partir de la pandemia. Lo define con la palabra languidez, una de esas palabras que casi no usamos y que significa flojedad y decaimiento.

En la literatura romántica del siglo XIX se hablaba de languidecer. La mirada lánguida de la seductora, la actitud lánguida de alguien reclinado en un sofá, y también la languidez de alguien enfermo y débil.

Grant lo describe así: “Se siente como si uno estuviera pasando los días sin rumbo, mirando la vida a través de un parabrisas empañado. Una sensación de estancamiento y vacío”. Pero además afirma que con el tiempo ese estado puede llevar a un cuadro de depresión.

El artículo de Adam Grant ha sido retomado por varios periodistas que pusieron el acento en alertar a la comunidad de que la languidez puede ser el camino hacia una depresión severa.

Y aquí viene mi preocupación. La depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos. Y, sin duda, las circunstancias adversas como el desempleo o las experiencias traumáticas o esta misma pandemia, pueden ser el disparador de esta enfermedad. Pero no son la causa.

Cuando pensamos la languidez como una consecuencia de la pandemia, estamos hablando de un factor externo que produce desmotivación en personas sin predisposición a la depresión.

Digo esto porque me parece peligroso confundir un estado que es consecuencia de una crisis mundial con una patología específica. Definirlo como una amenaza va a sumarse a la angustia de cada uno, si empezamos a creer que podemos estar incubando una enfermedad mental grave como es la depresión.

Pero entonces, ¿a qué podríamos llamar languidez? Quizá sea sólo un conjunto de sensaciones y emociones variadas agrupadas con un nuevo término.

Continua leyendo la Reflexión.


Articulo extraído de la  pagina.https://soniaabadi.com.ar/2021/05/18/languideciendo/. Bajo el titulo. Languideciendo. Articulo publicado por Sonia Abadi. Con fecha 18-05-2021.