En un innovador estudio, Bessel van der Kolk, MD, y su equipo han revelado que la terapia asistida con 3,4-metilendioximetanfetamina (MDMA) ha demostrado un rendimiento superior en la mejora de las habilidades de afrontamiento emocional en adultos con trastorno de estrés postraumático severo, en comparación con la terapia placebo. Los resultados de este ensayo de fase 3, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo, conocido como Ensayo de Psicoterapia Asistida con MDMA para el TEPT (MAPP1) (NCT03537014), fueron publicados en PLOS ONE.

En el ensayo participaron 90 individuos con TEPT severo, asignados aleatoriamente a la terapia asistida con MDMA o a la terapia con placebo en 15 sitios de estudio. Durante tres sesiones, los participantes recibieron dosis divididas de MDMA o placebo, seguidas de sesiones de terapia de integración. Los resultados revelaron mejoras significativas en las medidas de autoexperiencia, con una asociación destacada entre una mayor alexitimia basal y mejoras en el TEPT.

La mayoría de los participantes tenía antecedentes de trauma del desarrollo, y los resultados indicaron que la terapia asistida con MDMA superó a la psicoterapia sola en la mejora de la autoexperiencia, la autocompasión y los síntomas de TEPT. John J. Miller, MD, editor en jefe de Psychiatric Times, expresó su entusiasmo por estos hallazgos, destacando la mejora independiente de la autocompasión y la autoexperiencia en la cohorte de terapia asistida con MDMA.

La designación de terapia innovadora del MDMA en 2017 ha llevado a Lykos Therapeutics a solicitar una revisión prioritaria de la nueva solicitud de medicamento. Aunque se espera la decisión de la FDA y una posible aprobación, la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos deberá reprogramar el agente para su uso con fines médicos recetados.

Van der Kolk, conocido por abordar los desafíos en el tratamiento del TEPT relacionado con experiencias de la infancia, enfatizó la efectividad de la terapia asistida con MDMA en comparación con la psicoterapia sola. El análisis post hoc demostró mejoras significativas en la autocompasión y la autoexperiencia, factores clave para el éxito del tratamiento en pacientes con antecedentes traumáticos en la infancia.

Los resultados exploratorios sugieren la influencia potencial de la autoexperiencia basal y la terapia asistida con MDMA en los síntomas de TEPT, destacando la necesidad de más estudios sobre las aplicaciones y los efectos a largo plazo del MDMA en diversas poblaciones traumatizadas.

Contextualizando este estudio, surge la pregunta sobre el papel de los psicodélicos en el tratamiento del TEPT. Diversos profesionales han investigado el uso de sustancias alternativas, como ayahuasca, psilocibina y LSD, y han encontrado efectos ansiolíticos, antidepresivos y antiadictivos, con beneficios notables para el TEPT.

MDMA, conocido popularmente como éxtasis, ejerce su acción fisiológica al incrementar los niveles de oxitocina, fortaleciendo así la alianza terapéutica. Además, se observa un aumento en la actividad prefrontal ventromedial y una disminución en la actividad de la amígdala, lo que potencialmente mejora la regulación emocional y reduce la evasión. Asimismo, la sustancia aumenta la liberación de norepinefrina y la circulación de los niveles de cortisol, facilitando la participación emocional y mejorando la extinción de asociaciones de miedo aprendidas. En este contexto, la psicoterapia asistida con MDMA emerge como una opción efectiva, especialmente para aquellos que han experimentado sin éxito otras formas de tratamiento. La combinación de psicodélicos con la psicoterapia proporciona una oportunidad para alcanzar un estado emocional seguro, favoreciendo la autorreflexión del paciente. La investigación continua en este ámbito promete arrojar más luz sobre el papel de estas sustancias en el tratamiento del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT).


Fuentes:

mdma