La comunicación es una de las herramientas más importantes con la que cuentan los seres humanos, permitiéndoles expresarse entre ellos así como construir vínculos dentro de la sociedad, empezando desde la familia de origen. Por otro lado, se debe mencionar que a lo largo del tiempo se ha deteriorado el proceso comunicacional dando lugar a conflictos familiares y personales evidenciados en las distintas áreas de funcionamiento de la familia.

Ante este tipo de situaciones es necesario que se aplique la comunicación asertiva, considerando que la comunicación es la capacidad que tienen las personas para hacer valer sus derechos y expresar sus pensamientos, sentimientos, deseos y emociones de forma directa, honesta, espontánea y sin ansiedad dentro de un ambiente determinado.

Una vez contextualizado el tema en cuestión, se exponen algunos consejos que permitirán que la comunicación familiar mejore de forma notable.

  1. Expresar tus ideas de forma simple y breve.
  2. No sermonear.
  3. No insistir para que te cuente algo.
  4. No hablar en tercera persona cuando la persona se encuentra presente.
  5. No responder impulsivamente a lo que el otro/otra acaba de decir.
  6. Asegúrate de que la persona escucha y comprende lo que dices.
  7. Evita distracciones a la hora de comunicarte.
  8. Refuerza la comunicación sincera y positiva.
  9. Comunicar lo que deseas de la otra persona.
  10. Evitar responder de manera violenta ante una negativa.
  11. Escuchar sin tener que decir siempre algo después.
  12. No juzgar ni adjetivar a la otra persona.
  13. Expresar tus propias emociones, necesidades, y deseos.
  14. Manifestar tu desacuerdo con respeto.
  15. En situaciones de crisis, cuando la otra persona está más agitada, dejar la conversación para luego.
  16. No caricaturizar, ridiculizar o infantilizar a la persona.
  17. Mostrarle el afecto que sentimos por la otra persona.
  18. Reconoce tus errores.
  19. Encuentra un momento al día en que puedas sentarte a hablar con tu hijo con completa tranquilidad.
  20. Sé un ejemplo a seguir, ya que los niños aprenden a través de ejemplos. Si quieres que tu hijo utilice unas palabras y tono de voz determinados es conveniente que tú también los utilices.

A pesar de estos consejos, es posible que en algunas situaciones los padres sientan que su paciencia ha llegado a su límite, pero es necesario encontrar una manera para calmarse antes de dirigirse a los hijos, para dar ejemplo y para evitar herir sus sentimientos. Algunas formas de calmarse pueden ser respirar profundamente, tomarse un tiempo antes de empezar a hablar con el niño, intentar encontrar la forma de expresar como te sientes, o comunicar tu frustración a tu pareja o amigos.

En resumen, la comunicación es esencial para establecer conexiones y prevenir conflictos en la familia y la sociedad en general. La aplicación de la comunicación asertiva, junto con consejos prácticos para mejorarla, promueve una interacción más efectiva y respetuosa entre los miembros familiares. Es fundamental mantener la calma y buscar formas de manejar la frustración antes de dirigirse a los hijos, siendo un ejemplo a seguir y evitando herir sus sentimientos. Priorizar una comunicación abierta, sincera y respetuosa fortalece los lazos afectivos y fomenta un ambiente de comprensión y apoyo mutuo.


Fuentes:

pautas para mejorar la comunicación