QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER.

¿Cómo es recomendable tratar a una persona que está pensando en suicidarse?.

.

Atender cualquier comentario que la persona haga al respecto. Lejos de lo que se piensa comúnmente: “la persona que se suicida, lo dice”, cerca del 80% de personas que se suicidaron habían comentado su intención antes, o habían dado muestras de ello.

La idea de “el que quiere suicidarse no lo dice” es uno de los mitos más arraigados y que más interfieren en su prevención. El 60% de las personas que se suicidaron habían buscado ayuda la semana antes, e incluso un 18% acudió al médico el mismo día que se suicidó en nuestro país.

  • Escuchar, que significa ante todo, reprimir el impulso de quitar las ideas suicidas y no comenzar con frases huecas, ni comentarios educativos o moralizantes.
  • Ser cálido y empático: “me gustaría saber cómo ayudarte”, “¿te serviría hablarme de cómo te sientes?”.
  • Ser Honesto: “No puedo imaginarme cómo es sentirse como ahora te sientes tú, pero si me ayudas quizá pueda entenderte mejor”.
  • Tomarse en serio cualquier manifestación, amenaza o sospecha de suicidio.
  • Valorar el riesgo, en base a: los factores de riesgo, precipitantes, comportamientos no habituales, y el análisis de la situación.
  • Hablar directa y claramente con la persona en riesgo y valorar: cómo se siente, qué ideas suicidas tiene, si ha hecho algún plan y para cuándo, qué método ha pensado.
  • Conservar la calma, transmitir tranquilidad, empatía, preocupación, y comprensión por su situación.
  • Mostrar esperanza y posibilidades de superación de la situación, con la ayuda oportuna.
  • Intentar encontrar soluciones prácticas, aunque sean temporales.
  • Ganar todo el tiempo posible. Proponer aplazarlo para otro momento.
  • Dejar hablar y desahogarse. Es mucho más eficaz que empezar confrontándole su decisión.
  • Retirar todo lo que pueda servir para autolesionarse.
  • Controlar el acceso a la medicación, así como el consumo (por exceso o defecto) de la pautada.
  • Buscar ayuda profesional: servicios de emergencias, hospital, Centro de Atención Primaria o Salud Mental. Tener a mano siempre los medios de contacto con todos ellos.
    .

¿Qué no se debe hacer nunca?.

.

En ningún caso, debe minimizarse el riesgo, restarle importancia, frivolizar ,o tratar el tema como una “llamada de atención”, cuando alguien habla de suicidarse, no está llamando la atención, está pidiendo ayuda, para una situación que no sabe cómo gestionar.

Quizá existan casos donde estas peticiones de ayuda sean demasiado frecuentes, desproporcionadas al estímulo o situación desencadenante, o intuyamos cierta intención manipuladora o instrumental. Sea como sea, tenemos que prestarle atención.

Puede darse el caso de que la persona que verbalice su intención, incluso se haya provocado alguna autolesión previamente, y esto aumente nuestra inquietud, o por el contrario pensemos que si quisiera hacerlo, se habría autolesionado de una manera más contundente o letal.

Cabe explicar algo al respecto: las autolesiones no siempre son la “antesala del suicidio”, pero la práctica repetida puede suponer un aumento del umbral de tolerancia al dolor físico, y que la persona, sin pretenderlo (como ha sucedido muchas veces), termine finalmente con su vida por un “error de cálculo”, “un resbalón” en una azotea, o que se le “haya ido la mano” sin querer terminar realmente con su vida.

La autolesión No es la antesala del suicidio en todas las ocasiones, pero puede suponer una escalada en la letalidad del método, si este tipo de peticiones de ayuda, se contempla como una llamada de atención (insisto NUNCA debe tratarse como una llamada de atención), y no se le presta la atención y cuidados necesarios.

Lo que no hay que hacer Nunca:

Ignorar las señales: “Siempre está con lo mismo y nunca hace nada”, “hace esto por llamar la atención”, “esto es ahora, en un rato se le pasa”, “lo que le gusta el drama…”.

Reprender o reprochar: “cómo puedes pensar así”, “a mí no se me ocurriría hacer lo que estás haciendo”, “hay que estar loco para querer matarse”, “el suicidio es de cobardes”, “Hay que ser muy valiente para suicidarse…”.

Retar, Cuestionar, desafiar, provocar: “Si quisieras matarte de verdad ya lo habrías hecho”, “hazlo si quieres valiente…”.

.

Continua leyendo el articulo completo aquí.


Articulo extraído de la pagina web. https://psicologosprincesa81.com/blog/pautas-tratar-persona-riesgo-suicida/. Bajo el titulo. PAUTAS CLAVE PARA TRATAR A UNA PERSONA CON RIESGO SUICIDA: QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER. Articulo publicado por. www.psicologosprincesa81.com.  @psicoprincesa81 Con fecha. 10-09-2020.

pautas para tratar a una persona con riesgo suicida