Afectan a entre un 6% y un 10% de la población.

Escribía Lucía Etxebarría @LaEtxebarria en el país, hace ya de esto más de 2 años (ver referencia al artículo original al pie de esta entrada), un artículo sobre cómo diferentes personajes contribuyen a describir perfiles o patrones o rasgos de personalidad. Haciendo esto se contribuye a difundir un conocimiento sobre la problemática de las personalidades disfuncionales, término que defendemos a diferencia del de trastorno de personalidad que nos parece estigmatizante.

Artículos como el presente contribuyen a un mejor conocimiento de esta problemática, a una difusión de la misma y en su título queda recogida también la intención: Amélie y otros personajes que ayudan des-estigmatizar los trastornos de la personalidad.

La sensibilidad de Lucía Etxebarría ha quedado patente muchos de sus excelentes escritos y es muy de gradecer la difusión que hace a través de este, que hoy sirve de inicio a una serie de entradas que publicaremos al hilo de lo que viene recogido en este.

En primer lugar, queremos reiterarnos en lo mencionado anteriormente, queremos empezar el año con una actitud crítica con respecto a la utilización del término trastorno de personalidad. Solo en contextos clínicos en los que es necesaria la comunicación con otros profesionales, en publicaciones que requieren la utilización de una terminología establecida en los manuales de diagnóstico clínico y en la emisión de informes periciales en los que se exige la utilización definiciones aceptadas en el contexto científico; solo en estas situaciones, hablaremos de trastornos de personalidad. En entradas al Blog como esta y en otras publicaciones que tengan que ver con la difusión y facilitación del mejor conocimiento de los problemas de la personalidad, nos sumamos a movimientos que hay a nivel internacional y nacional, críticos con el término de trastorno de personalidad y nos sumamos a la utilización del termino de “personalidad disfuncional”, qué es lo que parece que además va a primar en la nueva  clasificación del ICD-11.

Los problemas de personalidad considerados disfuncionales, afectan a entre un 6% y un 10% de la población. Cuando hablamos de psicopatología o de personalidades disfuncionales, el común de los mortales tiende a pensar en peligro. Esto es así porque la cultura popular, sobre todo a través de las películas, nos ha construido una muy peligrosa asociación entre enfermedad mental y comportamiento antisocial. Falsa como un euro de madera..

“Lo cierto es que, de cerca, estamos todos locos”.

Asegura Marcelo Mendes, psicólogo clínico, director del centro UNIPSI y profesor universitario. “Lo que llamamos locura no es más que la experiencia subjetiva de un ser humano por la que, quien más quien menos, todos hemos pasado alguna vez. Además, cada sociedad la define de una manera. Un esquizofrénico sería el jefe de la tribu en Brasil, porque oye voces de los espíritus y se conecta con el más allá, pero es un enfermo en nuestro sistema capitalista, porque no es productivo”.

En cualquier caso, de la mano de Mendes y con algunas otras aportaciones fruto de la experiencia clínica acumulada en la atención a personas con personalidades disfuncionales en nuestras unidades de tratamiento en la Fundación, vamos a intentar jugar a diagnosticar a personajes conocidos del cine. Pero… no olvides que es un juego y ¡no lo intentes en casa! Es decir, jamás con personas reales. Lo que sí te animamos a que hagas es que a medida que vayas leyendo la descripción de algunos personajes te preguntes cuáles de los rasgos que describen la disfuncionalidad de la personalidad del personaje en cuestión, y pregúntate si hace eco en ti mismo. Que sea este un juego que te invite a un proceso de auto observación y mayor conocimiento tu personalidad.

El propósito de este juego será des-estigmatizar la palabra “psicopatología”, que engloba diversos tipos de trastornos y que afecta, según la Clasificación Internacional y Estadística de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, a entre un 6% y un 10% de la población.

En realidad, cualquier personaje, cualquiera de nosotros, es susceptible de presentar rasgos o patrones de comportamiento que por su persistencia y reiteración pueden considerarse rasgos disfuncionales de la personalidad. Lo cierto es que la mayoría de los personajes de ficción los padecen, porque un truco típico de guionista para dar profundidad a un personaje es asignarle uno. Cualquiera de nosotros tenemos nuestros rasgos más o menos peculiares, más o menos marcados y si pidiéramos que lance una piedra aquel que sea absolutamente normal y no tenga un leve punto de peculiaridad en su personalidad, casi con toda seguridad que nadie lanzaría una piedra; todos tenemos nuestras cosas.

Descubre los trastornos que se le asignan a cada personaje.


Articulo extraído de la pagina web. https://elpais.com/elpais/2018/11/14/album/1542210028_254932.html. Bajo el titulo. Personajes que ayudan desestigmatizar los trastornos de la personalidad. Articulo publicado por. www.elpais.com. Con fecha. 5-12-2018.