Marc Ruiz de Minteguía @MarcRuizDeMinte.

Si tengo mucho miedo de engordar descontroladamente, mi objetivo será, obviamente, no engordar. Por tanto, poner líneas rojas que no debo superar resultará una estrategia funcional que me dará tranquilidad.

A través de ese acto, la probabilidad de subir de peso se convertirá en un estímulo más y más aversivo. De modo que incorporaremos más protocolos preventivos, cómo por ejemplo, pesarnos con asiduidad para comprobar que no estamos engordando.

Así es como descubrimos que el peso no permanece estático en un punto, sino que fluctúa permanentemente. Esa fluctuación es vivida como una amenaza, ya que la probabilidad de subir es permanente. Sensación de descontrol e inseguridad.

Podemos llegar fácilmente a la conclusión de que tratar de mantenerse en un peso fijo es arriesgado. Si lo pensamos bien, la manera más segura y eficaz de no engordar ni un gramo en ningún momento, es mantenerse en una continua bajada gradual de peso.

Este comportamiento tiene los minutos contados. Insostenible desde un punto de vista largoplacista. Ningún ser humano va a conseguir sentirse bien a través de este comportamiento.

No sólo no funciona, sino que cada vez es peor.

Si te sientes identificada, pide ayuda.


Texto extraído del Twitter de Marc Ruiz de Minteguía @MarcRuizDeMinte. sobre la conducta anoréxica. https://twitter.com/MarcRuizDeMinte/status/1588287521704017920?s=20&t=WSKldG-c99IuKn1rUGKVsg 

sobre la conducta anoréxica