Debate con PEPCs  (hilo de Roger Muñoz, en twitter).

Cuando hablamos de intentar aumentar las ratios hasta la media europea de psicólogos en el sistema sanitario, y por ende, de psicólogos clínicos (PEPC), nos encontramos con una realidad que bloquea nuestras expectativas.

No hay suficientes que puedan/quieran trabajar en el SNS.

Para ello, deberían aumentarse en gran medida el número de plazas PIR, para que así estudiantes jóvenes puedan formarse y conseguir la acreditación de PEPC, dando lugar a un mayor número de PEPCs que podría trabajar dentro del SNS, aumentando así la ratio.

Lo que ocurre es que las expectativas son de que pudieran haber unas posibles 422 plazas como máximo. No voy a hacer las cuentas, pero en principio, esa supuesta ratio de 18/100.000 hab., que serían unos 8.000 PEPC, es prácticamente imposible que ocurra en un corto plazo.

Se nos sugirió que las grandes necesidades del sistema sanitario son las de la atención del TMG y por tanto, se debería reforzar la especializada.

Por ello, su propuesta era que la creación de la figura del PEPC en AP no debería ser una prioridad.

Entonces, ¿Qué hacemos con el TMC? ¿O con las necesidades de atención psicológica de la vida diaria, que no implicaría necesariamente la presencia de un trastorno (según las clasificaciones internacionales)?.

Es decir, lo que hacen la mayoría de psicólogos en el ámbito privado.

¿Lo dejamos para el ámbito privado exclusivamente y que sólo quién se lo pueda pagar pueda tener acceso a estos servicios?

¿No deberíamos buscar formas de reforzar los servicios públicos con los profesionales que tenemos actualmente, de manera colaborativa y atender a la gente?

Pues eso creo. Por ello, hemos propuesto la creación del Servicio Valenciano de Bienestar Psicológico desde Servicios Sociales y municipales para PGS.

Pensamos que es una manera de que se ofrezca atención psicológica desde el ámbito público con los profesionales existentes.

También, es una manera de que no se entre en AP del SNS, uno de los grandes temores de los PEPCs a que se afectara su promoción futura, devaluando su titulación (y digo titulación, que es preeminentemente una cuestión de estatus profesional), lo cual entiendo perfectamente).

Pues bien, se nos dijo que NO iban a apoyar esa medida para promocionar a los PGS en servicios sociales. Y tampoco el fomento de psicología en el ámbito educativo para fomentar la promoción y la prevención de la salud mental.

¿Entonces? ¿Qué se pretende? ¿Que sólo se aborde la atención psicológica por PEPCs? Y si no hay suficientes, ¿dejar a un montón de gente desatendida desde lo público hasta dentro de décadas?

Permitidme que diga que quién tenga esta visión no mira por las necesidades de la población y la sociedad. Mira sólo por su situación profesional.

Y si argumenta que lo hacen justamente por la mejora de la atención de los pacientes, eso se llama “postureo moral”.

Así que, si ya era algo que tenía claro desde hace tiempo, ahora sólo tengo más convicción de ello. Mejorar la colaboración entre PEPC, PGS y psicólogos educativos es el futuro.

Nos encontraremos muchos en frente. Pero qué queréis que os diga… a veces, hay que tomar partido.

.

.

Autor.
Roger Muñoz Navarro
Profesor Ayudante Doctor. 
Universidad de Valencia
  @Roger_MuN


Articulo extraido de internet. Twitter de Roger Muñoz Navarro. https://twitter.com/Roger_MuN/status/1458753332793724936?s=20