La ansiedad se caracteriza por la presencia de miedo, temor, e inquietud, lo que puede conllevar diferentes manifestaciones como sudoración, sensación de tensión, inquietud, o presencia de palpitaciones entre otras. Este estado puede estar presente en diferentes trastornos, los cuales se conocen como “Trastornos de ansiedad”, entre los que se encuentran el trastorno de ansiedad generalizada, las fobias, el trastorno de pánico, etc.

Por ello, la World Health Organization elabora el “Mental Health Gap Action Programme (mhGAP)”, en el que se exponen una serie de cuestiones y recomendaciones relacionadas con este trastorno.

Pregunta 1.

.

En adultos con trastornos de ansiedad (excluidos el trastorno de ansiedad social y las fobias específicas), ¿son eficaces y seguros los antidepresivos (antidepresivos tricíclicos [ATC] e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina [ISRS]) en comparación con el tratamiento habitual, la lista de espera, la ausencia de tratamiento o tratamientos psicológicos o farmacológicos alternativos?

Basándonos en los metaanálisis realizados por Chawla, et al., (2022), y Slee et al., (2019), se debería considerar la administración de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como principal para el tratamiento del trastorno de pánico y el trastorno de ansiedad generalizada en adultos. En caso de no disponer de ISRS se debe considerar el ofrecimiento de antidepresivos tricíclicos (ATC).

En la línea de atención mhGap, se ofrecen recomendaciones clave para proveedores al prescribir antidepresivos. Se destaca la importancia de considerar posibles efectos adversos, disponibilidad del tratamiento y preferencias individuales. Se menciona la interferencia potencial de la discontinuidad en la disponibilidad de fármacos. La selección de antidepresivos debe ser cuidadosa, considerando factores demográficos, perfiles de efectos secundarios y disponibilidad continua. Se enfatiza la necesidad de ayudar a la persona a tomar decisiones informadas, discutir opciones y preocupaciones antes de la prescripción. También se destaca la importancia de informar sobre riesgos, beneficios, efectos secundarios y la relevancia de seguir el tratamiento según lo prescrito. Se recomienda una revisión periódica de la eficacia y efectos secundarios, ajustando la dosis o considerando intervenciones alternativas según sea necesario. Para adultos menores de 30 años, se advierte sobre el mayor riesgo de ideas suicidas y se sugiere un seguimiento cercano durante el primer mes. Se insta a continuar el uso del medicamento durante al menos seis meses tras la remisión para reducir la probabilidad de recaída.

Pregunta 2.

.

¿Es el tratamiento psicológico breve y estructurado (por ejemplo, terapia cognitivo-conductual [TCC], terapia de resolución de problemas [TSP]) mejor que el tratamiento habitual en personas con trastornos de ansiedad (excluidos el trastorno de ansiedad social y las fobias específicas)?

            De acuerdo con las revisiones sistemáticas de Parker et al., (2021), Haller et al., (2021), van Dis et al., (2020) y Papola et al., (2020), se ofrece como nueva recomendación el uso del tratamiento psicológico breve y estructurado de la TCC para aquellos adultos que presentan un diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizado (TAG) y/o trastorno de pánico.

            En este contexto se ofrecen una serie de recomendaciones de acuerdo a su implementación. Las intervenciones psicológicas breves, aplicables en diversos entornos, incluidos los especializados en salud mental y asistencia social, son realizadas por una variedad de profesionales, como asesores, psicólogos, enfermeros, asesores sanitarios no especializados y voluntarios sanitarios. Esta diversidad de ejecutores aumenta la viabilidad de implementar intervenciones psicosociales de manera efectiva. Se ha demostrado que la distribución de tareas facilita la realización de estas intervenciones, y se recomienda consultar ANX3 para discutir formatos recomendados. Además, se destaca la importancia de adaptar y traducir materiales y herramientas de formación para intervenciones psicológicas en función de las necesidades y contextos específicos de cada país.

Pregunta 3.

.

En adultos con trastornos de ansiedad, ¿cuál es la eficacia comparativa de diferentes formatos de intervenciones psicológicas?

Respondiendo esta pregunta y basándonos en algunas revisiones sistemáticas (Barkowski et al, (2020), Pauley, et al., (2023), y Parker et al., (2021)), cuando se ofrecen intervenciones psicológicas breves y estructuradas basadas en los principios de la terapia cognitivo-conductual (TCC) para adultos con trastorno de ansiedad generalizada (TAG) y/o trastorno de pánico, deben considerarse diferentes formatos en función de los recursos disponibles y de las preferencias individuales, incluyendo: individual y/o grupal presencial; digital/en línea y/o presencial;  autoayuda guiada y/o no guiada; y especializada y/o no especializada.

En cuanto a las recomendación de implementación, cabe destacar que las intervenciones psicológicas breves son efectivas en centros sanitarios no especializados y en entornos de salud mental y atención social. El reparto de tareas facilita su implementación, integrándolas en la atención primaria para ofrecer una atención holística y accesible, reduciendo estigma y costos. Se destaca la adaptación de materiales para diferentes grupos demográficos y la eficacia comprobada en diversas edades y sexos. Las intervenciones grupales cara a cara son menos intensivas en recursos, pero requieren organización y evaluación inicial. Las soluciones digitales son viables, pero se debe abordar la brecha digital para garantizar un acceso equitativo a la información y servicios de salud mental. Medidas deben tomarse para asegurar que aquellos sin acceso a dispositivos móviles reciban atención adecuada.

Pregunta 4.

.

¿Son las técnicas de control del estrés mejores que (más eficaces que/tan seguras como) el tratamiento habitual en adultos con trastornos de ansiedad (excluidos el trastorno de ansiedad social y las fobias específicas)?

            En este caso las técnicas de gestión del estrés, especialmente la relajación y entrenamiento en mindfulness en adultos con TAG o trastorno del pánico han demostrado ser más eficaces y seguras que el tratamiento habitual (TAU). Todo ello basándose la mhGAP en la revisión de Kim y Kim, (2018).

            Como recomendación, las técnicas de gestión del estrés deben ser enseñadas o impartidas por proveedores competentes, cualificados, formados y supervisados. La gestión del estrés puede ofrecerse en diversos formatos, incluyendo intervenciones de autoayuda guiadas o no guiadas. Sin embargo, las opciones basadas en tecnologías de la información a menudo requieren acceso a computadoras, teléfonos inteligentes y, en ocasiones, a Internet, lo que puede dificultar el acceso para algunas personas.

Pregunta 5.

.

¿Es el asesoramiento sobre actividad física mejor que (más eficaz que/ tan seguro como) el tratamiento habitual, la lista de espera, ningún tratamiento en adultos con trastornos de ansiedad (excepto trastornos de ansiedad social y fobias específicas)?

De acuerdo a las revisiones sistemáticas de Ramos-Sanchez et al., (2021), ; Vancampfort et al., (2021), y Machado et al., (2022), el ejercicio físico estructurado debería considerarse en aquellos adultos con TAG y/o trastorno de pánico.

Por otro lado, si se consideran las recomendaciones de implementación, se debe destacar que la percepción del ejercicio físico varía culturalmente, lo que influye en la efectividad de esta intervención en distintos entornos. En adultos con trastorno de ansiedad generalizada (TAG) o trastorno de pánico, la aplicación de esta intervención puede ser menos apropiada si ejercen trabajos físicos o un estilo de vida activo, y más adecuada para aquellos menos activos. Esta variabilidad cultural y de estilos de vida debe ser considerada al implementar intervenciones para reducir la ansiedad en diferentes poblaciones.

Pregunta 6.

.

¿Son las benzodiazepinas mejores que el placebo (más eficaces o seguras) para los adultos con trastornos de ansiedad (excluidos los trastornos de ansiedad social y las fobias específicas)? sociales y fobias específicas)?

            En respuesta a la pregunta planteada las benzodiazepinas no se recomiendan para adultos con TAG y/o trastorno de pánico. Por otro lado, para la sintomatología de ansiedad aguda y grave podrían recomendarse las benzodiazepinas como medida a corto plazo, es decir, de 3 a 7 días como máximo.

            Como recomendación, las benzodiacepinas no deben recetarse rutinariamente para tratar la ansiedad o angustia, reservándose para casos específicos de ansiedad aguda o grave cuando otros tratamientos han resultado ineficaces o no están disponibles. Antes de recetarlas, se debe discutir opciones de tratamiento y preocupaciones con la persona, explicar los motivos de la prescripción y proporcionar información detallada sobre beneficios, perjuicios, efectos secundarios, interacciones farmacológicas, la importancia del cumplimiento, riesgos al conducir, y el tiempo probable para la mejoría de los síntomas, así como el potencial de adicción. La suspensión gradual de las benzodiacepinas se recomienda tan pronto como los síntomas mejoren para prevenir la tolerancia. Para adultos con signos de dependencia, se sugiere considerar enfoques de tratamiento para el síndrome de abstinencia y la dependencia, con referencia a las directrices del mhGAP sobre trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias.

Pregunta 7.

.

¿Es la atención colaborativa mejor qué (más eficaz qué / más segura que) el tratamiento habitual, la lista de espera, ningún tratamiento para adultos con depresión o ansiedad (que viven con enfermedades crónicas)?

            Considerando las revisiones sistemáticas realizadas por : Xiao et al., (2021), Stein et al., (2020), y van der Feltz-Cornelis et al., (2021), la aplicación de la atención colaborativa debería considerarse para adultos con depresión y/o ansiedad y condiciones físicas de salud.

            En esta línea se ofrecen las siguientes recomendaciones. La atención colaborativa (AC) tiende a ser más intensiva en recursos humanos que los modelos de atención convencionales, aunque se sugiere que puede aportar un buen valor económico. La aplicación de la AC debe limitarse a contextos con suficientes recursos humanos para respaldar la intervención, adaptando los componentes del modelo según las necesidades del entorno específico. Es esencial identificar, orientar y capacitar a profesionales de la salud mental para este enfoque integrado. La aceptabilidad de la AC puede mejorarse al involucrar a partes interesadas clave, como usuarios de servicios, proveedores, responsables políticos y miembros de la comunidad, en el desarrollo del modelo. Esto incluye la incorporación de miembros de confianza de la comunidad en el equipo de AC, la adaptación cultural de materiales y el abordaje de desafíos como la falta de comprensión de la atención integrada, la resistencia por sentirse sobrecargados y el estigma médico.


Fuentes:
MedlinePlus en español [Internet]. Bethesda (MD): Biblioteca Nacional de Medicina (EE. UU.) [actualizado 18 oct. 2019]. Ansiedad; [actualizado 18 octubre 2023; consulta 21 diciembre. 2023]; [aprox. 5 p.]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/anxiety.html.
World Health Organization (2023).Mental Health Gap Action Programme (mhGAP) guideline for mental, neurological and substance use disorders. World Health Organization.

Recomendaciones para el trastorno de ansiedad