Desde FUNDIPP la problemática de las autolesiones siempre ha sido un tema de gran interés, ante el que de ha desarrollado un proyecto preventivo que se pondrá en marcha próximamente, con el objetivo de concienciar, prevenir e intervenir sobre estas conductas.


Contextualizando, la autolesión no suicida (NSSI) se refiere a un comportamiento autolesivo deliberado contra el propio cuerpo, con el supuesto de que el comportamiento no provocará un daño físico importante y sin intención suicida. Se estima que entre el 13% y el 17% de los jóvenes experimentan autolesiones, mientras que otros estudios encontraron que casi el 50% de los adolescentes de muestras de pacientes hospitalizados realizan esta conducta.

¿Por qué ocurre la autolesión?.

La regulación emocional, el autocastigo y la comunicación de angustia se describen como las razones más comunes que subyacen a estos comportamientos, es decir, en muchas ocasiones la autolesión se lleva a cabo como un mecanismo de defensa ante la percepción de afecto negativo por parte de la persona. Según la información que tenemos hasta el momento, se considera que quienes realizan estas conductas manifiestan déficits en la regulación emocional, definiéndose así como una función importante de NSSI.

¿Cómo actuar ante la autolesión?.

Las autolesiones representan un desafío significativo que requiere intervención profesional. A menudo, las personas que las experimentan optan por no divulgarlo debido a sentimientos de vergüenza, culpa o temor al juicio de los demás. La posibilidad de ser hospitalizado también puede generar inquietud. Por todo lo anterior, es crucial que ante una situación de autolesión de alguien cercano se adopte una actitud comprensiva y se brinde un espacio seguro para que la persona pueda compartir sus preocupaciones. Es importante reconocer que ocultar el problema no busca llamar la atención, sino que refleja la dificultad para expresarlo de otra manera. Alentar la apertura sobre el tema no agrava la situación, sino que proporciona una vía alternativa de expresión y liberación.

En esta línea, es esencial comunicarle a la persona que estamos dispuestos a ayudarla y que cuenta con nuestro apoyo. Además, es importante desmitificar la idea de que buscar ayuda profesional, como la consulta con un psicólogo o psiquiatra, puede conllevar la hospitalización, reservada para situaciones de extrema gravedad o riesgo para el individuo.

Recursos de apoyo.

Existen numerosos recursos disponibles para jóvenes que se autolesionan, incluidas líneas de ayuda telefónica, comunidades en línea y terapeutas especializados en salud mental. Estos recursos pueden proporcionar el apoyo y la orientación que la persona con autolesión necesita para comenzar su viaje hacia la recuperación.

Acompañamiento Profesional

Para aprender e incorporar aquellas herramientas que permitan lidiar con la autolesión es imprescindible recurrir a ayuda profesional, como es la psicoterapia. De esta forma la persona será capaz de desarrollar habilidades que le permitan regular sus emociones y relacionarse de una forma más adaptativa consigo mismo.

Profundizando, la psicoterapia puede ayudar a la persona a identificar y controlar los problemas subyacentes que desencadenan las lesiones que te provocas a ti mismo, aprender técnicas para controlar mejor el sufrimiento emocional, aprender mejores maneras de controlar las emociones intensas, aprender cómo impulsar tu imagen personal, desarrollar habilidades para mejorar tus relaciones y habilidades sociales, y desarrollar capacidades saludables para resolver problemas.

En conclusión, la autolesión no suicida (NSSI) es un comportamiento autolesivo deliberado que afecta a un significativo porcentaje de jóvenes, con diversas razones subyacentes que incluyen la regulación emocional y la comunicación de angustia. Ante esta situación, es crucial adoptar una actitud comprensiva y brindar un espacio seguro para que la persona pueda compartir sus preocupaciones. Es esencial comunicarle nuestro apoyo y disposición para ayudar, al tiempo que desmitificamos la idea de que buscar ayuda profesional conlleva automáticamente a la hospitalización. Recursos como líneas de ayuda telefónica y terapeutas especializados están disponibles para ofrecer apoyo y orientación. La psicoterapia emerge como una herramienta fundamental para aprender a manejar la autolesión y desarrollar habilidades emocionales y relacionales más saludables. En última instancia, la búsqueda de ayuda profesional es un paso crucial en el camino hacia la recuperación y el bienestar emocional.

Artículos de interés:

.

            Como hemos mencionado anteriormente, desde FUNDIPP siempre nos hemos interesado por las conductas autolesivas, por lo que a continuación exponemos una serie de entradas relacionadas con el tema.


Fuentes:

Actuación ante la Autolesión