(Social Workers in Primary Care Practices Found to Increase Access to MH Care)

Un estudio publicado en Psychiatric Services in Advance ha descubierto que la presencia de trabajadores sociales de salud mental en los centros de atención primaria puede aumentar la probabilidad de que los pacientes con depresión o ansiedad reciban tratamiento en los 30 días siguientes a su diagnóstico.


aumenta.

Elizabeth R. Pfoh, Ph.D., M.P.H., del Centro de Investigación de Atención Basada en el Valor de la Clínica Cleveland y sus compañeros examinaron los datos de 68.659 adultos que tuvieron al menos una visita de atención primaria entre 2.016 y 2.019 y recibieron un diagnóstico de depresión, ansiedad o ambos. Los trabajadores sociales de salud conductual estuvieron presentes en.40 prácticas entre 2.017 y 2.019. Los pacientes se agruparon según si fueron diagnosticados antes o después de que los trabajadores sociales comenzasen a trabajar. Los pacientes fueron seguidos durante 35 días después de su diagnóstico.

En mayo de .2018, se introdujeron cambios. en el sistema electrónico de las historias clínicas (electronic health record o EHR) de los pacientes, lo que permitió a los médicos derivar más fácilmente a los pacientes a los trabajadores sociales de salud mental, quienes les llamarían en un plazo de siete días después de recibir la derivación.

Los trabajadores sociales examinaron a los pacientes utilizando herramientas como el Patient Health Questionnaire-9 y preguntando sobre consumo de sustancias, síntomas de ansiedad o antecedentes. de trastornos psiquiátricos. Los trabajadores sociales también ofrecieron recursos comunitarios o remitieron a los pacientes a profesionales de la salud mental, como a psiquiatras, psicólogos o trabajadores sociales independientes con licencia.

En comparación con los diagnosticados con depresión o ansiedad antes de que los trabajadores sociales empezaran a trabajar con las consultas de atención primaria, los pacientes diagnosticados con depresión. o ansiedad tenían lo siguiente;

  • Los pacientes con depresión o ansiedad tenían, respectivamente; unas 4,35 y 4,27 veces más probabilidades de tener una visita de salud mental en los 30 días siguientes al diagnóstico.

  •         5 veces más probabilidades de tener una visita con un terapeuta no psiquiatra.

  • 1,82 y 1,58 veces las probabilidades, respectivamente, de tener una visita con un psiquiatra.

“Otros sistemas de salud cuentan con sistema electrónicos avanzados de las historias clínicas (EHR) por lo que se debería considerar la posibilidad de introducir trabajadores sociales formados en salud mental para clasificar a los. pacientes que reciben nuevos diagnósticos de depresión, ansiedad o ambos, y vincularlos sistemáticamente con la atención adecuada”, concluyeron Pfoh y sus compañeros.


Para obtener información relacionada, véase el siguiente artículo;  Characteristics of Patients Who Attended Behavioral Health Services After Primary Care Referral With Referral Management Support.”